TU

Esto no es poesía. Esta soy yo: deshojandome...

viernes, 17 de octubre de 2014

Una posibilidad

…Y aunque tú ya no estés y yo ya me haya ido, 
aunque ya no seamos y aunque nunca fuimos... 
Aunque nos olvidemos y desaparezcamos entre los días, 
aunque no nos volvamos a mirar ni a escuchar, 
aunque nuestras pieles no se vuelvan a tocar
y nuestros labios no se vuelvan a besar
y aunque pase todo el tiempo entre los dos. 
todavía somos algo...
Todavía somos una posibilidad…

miércoles, 15 de octubre de 2014

Hoy mi diario se abrió para ti…


Hoy mi diario ha  vuelto a sufrir mis actos y a llorar mis letras,
Hoy  ha salido del cajón oscuro donde acostumbro guardar los recuerdos.
Hoy  como muchas veces lo eh sacado de la oscuridad
Y lo he hecho cómplice de mis silencios.
Hoy le he regalado luz y he nublado mis ojos
Mientras me desintegro entre  líneas.
Hoy he vuelto a escribir sobre las palmas de sus hojas.

Y no he escrito de él…
He escrito de ti, de mí, de los dos, de un sí, de un no, de un tal vez.
De un quizá mañana, de un quizá después.
De un ya nunca, de un para siempre… de un no se…
He escrito que no le temo a la soledad
Más me asusta el sabor de los días sin ti.

Hoy mi diario se abrió para ti…

Hoy entre la tinta y la hoja estabas tú.
Hoy mi diario hablo desde mis letras, dijo;
Que en las últimas páginas atrás, había escrito lágrimas.
Que estaban plasmadas las noches,
Con mi cara sobre la almohada, sollozando tú nombre.
Que estaba escrita la esperanza del olvido, de un adiós sin retorno.
Me confeso que se me había olvidado escribir las sonrisas,
Quizá porque siempre estuvieron empañadas de nostalgia,
Y que a la hora de escribir no supieron brillar.
Me explico que el amor no se va con los errores,
Si no, entonces ¿porque ya había escrito bastante de ellos?
Que si el error acabara con  el amor
Sus hojas no estarían llenas de desaliento y que sin embargo
Había decidido seguir escribiendo sobre ellos…

Me dijo que cuando alguien se retira a causa de un error del otro
Sin aguantar, sin luchar sin entender, a eso no se le puede llamar amor
Se le llama vanidad;  Vanidad de ser únicos,
De sentirnos  victimas ante los demás.
Vanidad de sentirse perfecto y perdonarse mil errores con uno.
Vanidad del ego.

Hoy mi diario ha vuelto a llorar conmigo tu olvido.
Hoy duramente me ha mostrado que
No había un futuro entre los dos, que nunca lo hubo, que nunca lo fuimos.
Que sólo fuimos un fuerte intento en la sobrevivencia de los días.

Hoy mi diario se abrió para ti…

Hoy sus hojas me han gritado amargamente que si te amaba pero ya no….
Y sus palabras de mis palabras me han golpeado fuertemente el corazón.
Pero he sido fuerte y he añadido una equivocación más que quizá resulte o quizá no.
Y le escribí; aún quedan páginas por escribir
Antes de que el otoño termine por secarlas
Todavía quedan fuerzas para sostenerlas
Antes de que empiecen a caer
Y el viento con su fuerza las lleve a otros cielos.
Todavía queda tiempo antes de que el invierno llegue
Y termine de congelar el amor.
Todavía queda tiempo antes de la primera.
Todavía es otoño y apenas empieza a tocarnos
Todavía florecemos un poco, todavía no estamos secos.
Todavía nos da la oportunidad de retoñar
En el mismo jardín para cuando nos alcance la primavera…
y sin embargo no sirvió
El frió del invierno me erizo.

Hoy mi diario se abrió para ti…

Y al cerrarlo supe que el otoño,
Era la estación del año que menos me gustaba
Porque lo marchita todo, deja caer las hojas que antes irradiaban
Que daban alegría y de un momento a otro se diluyen.
Y después, después se lo lleva todo y no las regresa…
Las hace polvo y algunas  las vuelve otras.
Aunque vuelvan a crecer hojas de los tallos
Jamás serán las mismas…

Entonces recordé que hace tres años también era otoño…

Hoy mi diario se abrió para ti…
Y se cerró con otoño adentro,
La estación que nunca vuelve, las demás cada año se esperan.
Pero otoño, otoño se va y ya no regresa.

domingo, 5 de octubre de 2014

Los días que ya han pasado...

Los días han pasado…
sin nada nuevo bajo este cielo gris
ni sobre las tardes lluviosas de la ciudad.
Más, confieso que a veces me resultan difíciles,
se me complica no pensarte, y en ocasiones
me siento realmente estúpida, absurda.
¿En qué momento sucedió?
¿Cuándo me di cuenta, que me mirabas?
Si, quizá fue ese el momento, ese momento
en el que quede atrapada y empecé a
buscar tu mirada con la mía.
y así termine mirándote yo a ti,
termine buscándote en todas partes,
en todos los espacios donde sabía
que podías aparecer, donde también podías buscarme tu.
esos pequeños lugares que me fueron acercando
cada vez más a ti, a las noches contigo,
bajo la oscuridad de tus noches eternas, para no morir.
A tus brazos, a tus besos que aún me saben a madrugada,
a tu cuerpo, a ti, a tu corazón, a tu amor, a tu existencia
que me invita a vivir, a soñar, que provoca a mis ganas el tenerte conmigo
y  dormir bajo el peso de tus brazos.
Ahí donde posaste tu mirada hacía a mí,  justamente en ese instante
voltee mi mirada a ti.
y admito que desde la primer mirada que
lance hacía a ti, después de la tuya, yo venia pidiendo
al destino con inmensas ganas, los encuentros contigo
 y que todo esto pasara
y ya ha pasado...