Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2014

Una posibilidad

…Y aunque tú ya no estés y yo ya me haya ido,  aunque ya no seamos y aunque nunca fuimos...  Aunque nos olvidemos y desaparezcamos entre los días,  aunque no nos volvamos a mirar ni a escuchar,  aunque nuestras pieles no se vuelvan a tocar y nuestros labios no se vuelvan a besar y aunque pase todo el tiempo entre los dos.  todavía somos algo... Todavía somos una posibilidad…

Hoy mi diario se abrió para ti…

Hoy mi diario ha  vuelto a sufrir mis actos y a llorar mis letras, Hoy  ha salido del cajón oscuro donde acostumbro guardar los recuerdos. Hoy  como muchas veces lo eh sacado de la oscuridad Y lo he hecho cómplice de mis silencios. Hoy le he regalado luz y he nublado mis ojos Mientras me desintegro entre  líneas. Hoy he vuelto a escribir sobre las palmas de sus hojas.

Y no he escrito de él… He escrito de ti, de mí, de los dos, de un sí, de un no, de un tal vez. De un quizá mañana, de un quizá después. De un ya nunca, de un para siempre… de un no se…
He escrito que no le temo a la soledad Más me asusta el sabor de los días sin ti.

Hoy mi diario se abrió para ti…

Hoy entre la tinta y la hoja estabas tú. Hoy mi diario hablo desde mis letras, dijo; Que en las últimas páginas atrás, había escrito lágrimas. Que estaban plasmadas las noches, Con mi cara sobre la almohada, sollozando tú nombre. Que estaba escrita la esperanza del olvido, de un adiós sin retorno. Me confeso que se me ha…

Los días que ya han pasado...

Los días han pasado…
sin nada nuevo bajo este cielo gris ni sobre las tardes lluviosas de la ciudad. Más, confieso que a veces me resultan difíciles, se me complica no pensarte, y en ocasiones me siento realmente estúpida, absurda. ¿En qué momento sucedió? ¿Cuándo me di cuenta, que me mirabas? Si, quizá fue ese el momento, ese momento en el que quede atrapada y empecé a buscar tu mirada con la mía. y así termine mirándote yo a ti, termine buscándote en todas partes, en todos los espacios donde sabía que podías aparecer, donde también podías buscarme tu. esos pequeños lugares que me fueron acercando cada vez más a ti, a las noches contigo, bajo la oscuridad de tus noches eternas, para no morir. A tus brazos, a tus besos que aún me saben a madrugada, a tu cuerpo, a ti, a tu corazón, a tu amor, a tu existencia que me invita a vivir, a soñar, que provoca a mis ganas el tenerte conmigo y  dormir bajo el peso de tus brazos. Ahí donde posaste tu mirada hacía a mí,  justament…