Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

Siempre en el mismo lugar

¿Recuerdas la última vez que dijiste adiós con un quédate enganchado a la palma derecha que se despide?

Vamos. Esa vez que pusiste dos dedos en tus labios para recordar aquel beso, o cuando no le echamos azúcar al café para saber que el día no puede ser más amargo o más fuerte que eso. Incluso el dolor que ya conoces.

De nuevo: ¿Recuerdas la vez que corriste tanto que luego ya no podías ni entonar la primera silaba de una palabra? ¿El jadeo desesperado que te hacia recostarte? Como si llevaras horas haciendo el amor. Pero luego ya nada, solo corrías.

¿En qué pensabas mientras lo hacías? ¿Por qué corrías?

¿De qué escapabas?

Más simple: Ve al día en el que bailabas como tonto porque acababas de besar a la mujer más hermosa del mundo (eso decías tú), y ni tú mismo te lo creías.

Mejor aún, la vez que te dijo te amo y te preguntabas si era contigo o seguías en cama, en el sueño de anoche.

Como el día en que te preguntan ‘’ ¿dónde te duele?’’ y señalas tu pecho, su nombre, su foto. Y au…

Informe de partida

No recuerdo la última vez que llovió en esta ciudad.
No siento la brisa, ni el sonido de los carros cuando pasan a toda velocidad por mi ventana.
Tampoco tengo un calendario. Ojalá alguien me diga qué día es hoy.

Ya no me sabe a nada el desayuno, el almuerzo se enfría, la cena no la hago.
Ayer vi tus fotos y luego ya nada. Todo siempre es eso: nada.
Leí el mismo libro, memoricé las mismas frases, me duché a la misma hora, y tú nada que llegabas.

Se marchitaron las flores que trajiste el año pasado, tu plato sigue en la mesa desde aquel Febrero, y no he movido nada de su lugar. Ni siquiera a ti de mi pecho.

Parece que desde tu partida todo fue tras de ti. Menos yo.

Pienso que un tren te ha llevado, que olvidaste cuantos son los pasos que debes dar para llegar, que seguro perdiste todo y piensas recuperarlo para no volver sin nada.
Me gusta pensar que no te espero. Que ya me he dado por vencida.

Más que pensar, convencerme.

Ya nadie pregunta por ti desde que no hablo. Quiero reservar …

Quiero que sepas, que te he mentido.

Quiero que sepas,
que te he mentido,
que nunca pensé en irme
que me dolió dejarte
que cuando di la vuelta
me costó disimular,
que lo que menos quería,
era mirar a otra parte.

Cualquier lugar es demasiado grande,
demasiado vació,
demasiado infeliz,
cuando no tienes a ese alguien
que lo recorra contigo.

No sé qué piense el destino
Pero qué triste verano
se me asoma por los hombros
cada vez que no te siento
abrazándome las manos.

A lo largo de los años
se han perdido muchas vidas
se han ahorcado las canciones,
fusilado margaritas,
encendido los cigarros
estallado corazones,
derribado habitaciones,
maldecido despedidas
y nadie ha podido nunca
a lo largo de esos años
encontrar respuesta a como,
olvidar a un ser humano.

Quiero que sepas,
que te he mentido.
Que aquella ocasión,
sí me pasaba algo
que me dolió la carta
que nunca me escribiste.
que llore, pero a escondidas
cuando tú mismo dijiste:
que ya se te había olvidado
la sensación de aquel primer abrazo.

Que me enfade aqu…

No digas que no puedes.

Por favor abrázame
no me dejes caer
no destroces mis dedos,
no digas que no puedes.

No me mates.
No me olvides.

No te drogues con mis cenizas
no dejes mi recuerdo en los bares.
No compares mis manos
No midas lo grande de mi amor.

Guarda mis lágrimas
en el último vaso que tome.
No destroces mi ultimo recuerdo.

Recuérdame.

Guarda las cartas con los besos
que te envié. llámame por las noches en tus sueños, en tú locura, llámame, llámame, llámame...
Ámame aunque no haya espacio.
No digas que no.

No barras mis despojos.
No me tires al mar
no ahogues mi ultimo suspiro.
No rompas la última ala.
No golpees mis sentimientos.
No me hieras,
no lastimes mi fragilidad.
Por favor,
No me lastimes.