Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2016

La noche a nuestro favor

Una, dos… tres noches,
ni siquiera recuerdo ya
cuantas veces me perdí en la oscuridad.

El cielo,
la noche,
tú coche,
tú y yo.

La aventura,
mi curiosidad,
las ganas…
Tú voz, tus palabras.

Su abandono…
Su olvido…

La locura,
mi locura.

Mis locas ganas de volar
de desprenderme de la moral
y someterme a los caprichos
de los deseos más profundos.

Tus manos.
tu delicadeza,
y mi pasión arrebatadora.

Mi cuerpo sumergido
en el placer de tu lengua,
mis senos erguidos
al capricho de tus dedos,
los vidrios empañados de mis gemidos.
Mis dientes mordiendo
tu cuello,
tú boca,
tú espalda.

Tus manos en mi cuello...
tus manos apretando
mi piel,
mis nalgas,
mi espalda,
mis senos.

Tú saliva escurriendo
sobre mi cuerpo
mi lengua saboreando
el dulce salado de tu altivez,
mis oídos embriagados
con el sonido de tu respiración

Tú lengua con mi lengua mojándose.
Y la noche…
La noche jugando a nuestro favor.

Mientras tanto...

Gente bonita

Hola mi gente mi bonita.
vengo a contarles algo que probablemente les importe una mierda, pero os tenia las ganas de escribir algo. esa necesidad de llenar las hojas en blanco con cualquier porquería (no debería ser permitido, pero para mi suerte aun se puede), y aquí estoy escribiendo lo que sea...

Estoy y no estoy, es como estar tan cerca de lo que siempre quisiste pero no saber exactamente en que parte de todo eso esta. He estado tan casada, presionada y estresada; la escuela, el trabajo, mi servicio social, el GYM, etc. Tiempo, me falta tiempo y me sobra tan poco, la vida es tan corta y siento que apenas estoy aprendiendo a vivirla.

He conocido a nueva gente como cada año, como todos los días ocurre. estoy al fin a un mes de acabar mi semestre y a un semestre de terminar la carrera, wwuooo! cuanto quise lograr esto, y nunca creí que estos omentos llegaran, estoy cerca y no se exactamente después de eso que voy a hacer, tengo tantas ideas en la cabeza, tantos caminos que no se en …

No seré una hipócrita más sobre la tierra.

No voy a agradecerte que me hayas dejado rota, no agradeceré a alguien que ignoro mi dolor, jamás voy a agradecerte que me hayas obligado a sacarte de mi vida. No voy agradecer ni aceptar que te hayas ido para no lastimarme, ¿sabes cuánto me lastimaste cuando me dejaste sola? ¿Cuándo no paraba de llorar por las noches, cuando te extrañaba y no estabas? De ninguna manera te agradeceré que me hayas alejado de ti cuando yo te amaba, cuando lo único que quería era que reaccionaras, que aprendieras a amarme y te quedaras conmigo. No te fuiste por mí, no por salvarme ¡no te inventes esa farsa! Te fuiste por cobarde, por que eras incapaz de lo incapaz. Nunca perdonare tu partida, aunque encuentre un millón de justificaciones, por que bastaba una, una sola para que te quedaras y quisieras quererme. 
Podría agradecerte, si me hubieses mirado a la cara y me hubieses dicho que no me querías más, te agradecería que hubieses escupido mi cara y te hubieses dado la vuelta, que me hubieses manda…

He pensado...

He pensado que podría desplegarme
entre las alas de sus piernas
que podría hundirme en las yagas de sus heridas
y flotar sobre su sangre.

Desplegar esas cortinas de mi ventana
que hace tanto tiempo
que el sol no toca mi cuerpo.

He pensado que podría destruirte  en las palmas de otro amante. 
Mientras me desvisto frente a la ventana
del edificio más alto de la ciudad,
y alguien intenta tejer de nuevo mis alas
tras mis espaldas.

He abotonado su chaqueta
para que no sienta el frió amanecer
de mis brazos
cada vez que me toque.

He suprimido recuerdos  que con los dedos había acariciado por tanto tiempo.
He pensado que podía
deslizarme por cada pliegue
de su piel y confundirme entre sus manchas.

He pensado que podría rasgar tus sabanas con mis espinas y anestesiar la parte izquierda de mi pecho con el sorbo de una lágrima.
Regalarle mis pupilas una noche
y olvidarlo por la mañana.
Dejarle mi cuerpo
y regresar por el cada semana.

Suicidarme con su boca
y olvidarme que un día…

No me arrepiento.

No me arrepiento de haberte besado siempre como si no fuera haber un mañana, porque mi boca sabía que algún día me harías falta. No me arrepiento de haberte obligado a hacer cosas que no querías, porque ya no las harás más conmigo. No me arrepiento por haberte emborrachado algunas noches para que te quedaras a dormir a mi lado, porque mis noches contigo estaban contadas. No me arrepiento por haberte hecho enojar cuando quería abrazarte todo el tiempo por las calles, porque nunca nadie nos volvería a ver juntos, ni enamorada de ti. No me arrepiento haber dejado amigos, tareas y otras cosas que hacer por estar contigo, porque he perdido más tiempo olvidándote. No me arrepiento por las veces que me dejaste plantada y aun así me quedaba esperándote horas y tú nunca llegabas, porque te espere meses sabiendo que tú nunca volverías. No me arrepiento de aquella últimas vez que prácticamente te obligue a tocarme, porque sabía que nunca más volvería a ser tuya. No me arrepiento. Lo siento.

Siempre en el mismo lugar

¿Recuerdas la última vez que dijiste adiós con un quédate enganchado a la palma derecha que se despide?

Vamos. Esa vez que pusiste dos dedos en tus labios para recordar aquel beso, o cuando no le echamos azúcar al café para saber que el día no puede ser más amargo o más fuerte que eso. Incluso el dolor que ya conoces.

De nuevo: ¿Recuerdas la vez que corriste tanto que luego ya no podías ni entonar la primera silaba de una palabra? ¿El jadeo desesperado que te hacia recostarte? Como si llevaras horas haciendo el amor. Pero luego ya nada, solo corrías.

¿En qué pensabas mientras lo hacías? ¿Por qué corrías?

¿De qué escapabas?

Más simple: Ve al día en el que bailabas como tonto porque acababas de besar a la mujer más hermosa del mundo (eso decías tú), y ni tú mismo te lo creías.

Mejor aún, la vez que te dijo te amo y te preguntabas si era contigo o seguías en cama, en el sueño de anoche.

Como el día en que te preguntan ‘’ ¿dónde te duele?’’ y señalas tu pecho, su nombre, su foto. Y au…

Informe de partida

No recuerdo la última vez que llovió en esta ciudad.
No siento la brisa, ni el sonido de los carros cuando pasan a toda velocidad por mi ventana.
Tampoco tengo un calendario. Ojalá alguien me diga qué día es hoy.

Ya no me sabe a nada el desayuno, el almuerzo se enfría, la cena no la hago.
Ayer vi tus fotos y luego ya nada. Todo siempre es eso: nada.
Leí el mismo libro, memoricé las mismas frases, me duché a la misma hora, y tú nada que llegabas.

Se marchitaron las flores que trajiste el año pasado, tu plato sigue en la mesa desde aquel Febrero, y no he movido nada de su lugar. Ni siquiera a ti de mi pecho.

Parece que desde tu partida todo fue tras de ti. Menos yo.

Pienso que un tren te ha llevado, que olvidaste cuantos son los pasos que debes dar para llegar, que seguro perdiste todo y piensas recuperarlo para no volver sin nada.
Me gusta pensar que no te espero. Que ya me he dado por vencida.

Más que pensar, convencerme.

Ya nadie pregunta por ti desde que no hablo. Quiero reservar …

Quiero que sepas, que te he mentido.

Quiero que sepas,
que te he mentido,
que nunca pensé en irme
que me dolió dejarte
que cuando di la vuelta
me costó disimular,
que lo que menos quería,
era mirar a otra parte.

Cualquier lugar es demasiado grande,
demasiado vació,
demasiado infeliz,
cuando no tienes a ese alguien
que lo recorra contigo.

No sé qué piense el destino
Pero qué triste verano
se me asoma por los hombros
cada vez que no te siento
abrazándome las manos.

A lo largo de los años
se han perdido muchas vidas
se han ahorcado las canciones,
fusilado margaritas,
encendido los cigarros
estallado corazones,
derribado habitaciones,
maldecido despedidas
y nadie ha podido nunca
a lo largo de esos años
encontrar respuesta a como,
olvidar a un ser humano.

Quiero que sepas,
que te he mentido.
Que aquella ocasión,
sí me pasaba algo
que me dolió la carta
que nunca me escribiste.
que llore, pero a escondidas
cuando tú mismo dijiste:
que ya se te había olvidado
la sensación de aquel primer abrazo.

Que me enfade aqu…

No digas que no puedes.

Por favor abrázame
no me dejes caer
no destroces mis dedos,
no digas que no puedes.

No me mates.
No me olvides.

No te drogues con mis cenizas
no dejes mi recuerdo en los bares.
No compares mis manos
No midas lo grande de mi amor.

Guarda mis lágrimas
en el último vaso que tome.
No destroces mi ultimo recuerdo.

Recuérdame.

Guarda las cartas con los besos
que te envié. llámame por las noches en tus sueños, en tú locura, llámame, llámame, llámame...
Ámame aunque no haya espacio.
No digas que no.

No barras mis despojos.
No me tires al mar
no ahogues mi ultimo suspiro.
No rompas la última ala.
No golpees mis sentimientos.
No me hieras,
no lastimes mi fragilidad.
Por favor,
No me lastimes.

¿Ahora que?

Y ahora qué?
Todos se piensan que estoy bien
y en verdad te echo de menos sin parar

Y ahora qué? dime, cómo se logra olvidar
algo que no tuvo lugar.

Y lo hemos hablado un millón de veces
nos irá mucho mejor así.

Lo hemos hablado
tú por tu lado y yo por el mío.
Y aun así,
qué hago yo ahora con un millón de besos
que no me dio tiempo a darte aquella vez.

Y dicen que todo lo que empieza acaba
y esto terminó sin comenzar. Y ahora qué ?...

hartazgo

No es culpa tuya que haya retrocedido ocho meses atrás, incluso puede ser normal, después de ver el adiós sin parabrisas, no es tu culpa que yo me haya enamorado de ti, no es tu culpa que no pueda olvidarte, ni siquiera es culpa mía, simplemente no se hacerlo. Es terrible vivir así, he vuelto a verte a lado de mi cama y no sé, si, son mis deseos, mis ganas o simple recuerdo. Te abrace después de tanto tiempo, creí que después todo seguiría su marcha, pero no fue así, todo volvió. Todo. 
Acabo de romper contigo, acabo de decirte adiós. No es tu culpa, yo quise ver a mis demonios a los ojos y termine por revivir a los moribundos. Me siento tonta, esta vez si quiero escapar, quiero correr no importa a donde, estoy desesperada y estoy consciente más que nunca. Te echare de menos tanto tiempo más; cambiare cada cosa de lugar, borraré al fin las conversaciones viejas, sin leerlas. Romperé las cartas, no es tu culpa que quiera desprenderme de ti. Pero mi amor tengo que aprender... Te seguir…

Por favor

No te vayas , por favor, no lo hagas.No te vayas sin volver la vista atrás,
gírate y mirame de reojo, por que yo también lo haré,
como si fuese la primera vez que te viese,
con las mismas ganas,
con el mismo amor.

No te vayas, por favor, no lo hagas.
Mírame tu también, por favor,
mírame,
como si pudieras hacerme el amor sin tocarme,
como si pudieras amarme sin porqués.

No te vayas, por favor, no lo hagas.
No me dejes perdida,en medio de la ciudad de las
almas sin rumbo.
preguntándome por qué cuanto más me esfuerzo en olvidarte,
más te recuerdo.

No te vayas, por favor, no lo hagas.
Girate,
mírame,
acércate,
y bésame como nunca,
como siempre.

Quédate aquí, conmigo,
mano a mano,
cuerpo a cuerpo.
Follando a pelo toda la poesía
que nos invada el invierno
aunque perdamos después el amor


de tanto hacerlo.

-Ary

Primavera

La primavera no siempre es lluvia de flores. también trae las esquinas rotas de Benedetti  también arde el invierno, y quema.  La primavera también trae la lluvia de los veranos los abrazos del invierno que lograron tocarla las alas rotas del pasado  las promesas sin cumplir  que nos prometimos en otoño. La primavera no sólo es sol y mariposas, también es el sabor de tus labios  arropándome la piel. Es soledad en los pliegues de mi cuerpo. trae la escarcha de recuerdos que filtran en las gritas que quedaron. La primavera también tiene flores bellas  que ya no echan raíces, que han perdido pétalos, que se han marchitado  entre todas las estaciones. La primavera tiene flores que no van a volver a florecer.

Lo cierto es que te quise.

Nada que perder.
Te espere tres largos meses sin darme cuenta, tres meses que hasta entonces no había ocurrido nada y fue ahí, en ese momento en que lo descubrí, me descubrí; triste y apagada, esperándote en el último rincón de la esperanza con apenas un rayo de luz tocando mi oscuridad. Y no fue hasta entonces, en ese instante que sin ganas tuve que aceptar que te perdí, que debía buscar fuerzas, que lo único que realmente vendría con el tiempo y a quien tenía que esperar era a la resignación y más tarde el olvido, que no podía seguir manteniendo mis manos en puños y te solté, poco a poco muy despacio y con delicadeza deje que por fin empezaras a diluirte entre mis dedos, mientras mis lágrimas decían acompañarte porque no soportaban que te fueras, que te dejara. 
Cuantas veces caí llorándote, cuantas veces quise llamarte e ir a tu casa y buscarte pero ¿a qué iba? ¿Qué iba a decirte? llegaría con todo mi amor pero sin palabras, sin motivos. Cuantas veces, cuantas noches te añore en …

Un acto suicida.

Como no iba a doler, si lo amaba. Como no iba romper en llanto por última vez, o todas las veces que fuera necesario, si una parte de mi corazón se seguía quedando con él. Como no iba volver la tristeza, si un día de risas se rompían en despedida.
Como esos actos suicidas que por mucho que te maten, todavía eres capaz de revivir para volver a ponerte la soga en el cuello;  Es de suicidas regresar a los lugares de donde sabes que no vas a querer irte pero a donde ya no perteneces, es del amor atreverte a saborear los últimos abrazos sin pensar en el hueco que habrá después de ellos. Es de románticos, recordar el beso que nunca llego a ser, como el último. Es de imbéciles creer que no pasa nada mientras te ayuda a cruzar la calle, mientras vuelves recorrer la ciudad de su mano y finges que no pasa nada, que es normal. Es de amnésicos, volverte a enamorar de la misma persona. Es de tontos, mirarlo a la cara y gritarle te amo sin pronunciar una sola palabra. Es de idiotas mirarte en …

"Lo que con los años he aprendido"

"Que hay distintas flores en un mismo ramo
que no tienen porque llevarse bien.
Que si tú me dices ven
e inmediatamente lo dejo todo,
es porque no había nada que dejar antes.

Que una ruptura es una muerte
donde puedes ver al difunto burlarse de ti.
Que hacerse inmune a la fragilidad
es morir cada día de crudeza, sostenibilidad y hierro,
que por la grietas también se respira,
que hay que romperse para coger aire
que por querer ser siempre de alambre
uno atraviesa mi corazón.

Que ningún perro merece morir
por culpa de la puta rabia.
Que si no te vuelven a buscar
después de mandarte a la mierda,
si no te enseñan a llorar lo mordido
sin abandonarte del todo, nunca han estado contigo. Que es de inútiles confundir maldad con torpeza.
Que yo me rió a otro volumen cuando somos tu y yo.
que tú y yo somos un ejército y nosotros
un peligro inminente de fractura.

Soportemos la grieta. Que olvidar de dónde vienes es no saber a dónde ir
que a veces las cosas no salen bien
porque no l…

Báilame el agua

Úntame de amor y otras fragancias de tu jardín secreto.
Riégame de especias que dejen mi vida impregnada de tu olor.
Sácame de quicio.
Llévame a pasear atada con una correa que apriete demasiado.
Hazme sufrir.
Aviva las ascuas.
Ponme a secar como un trapo mojado.
No desates las cuerdas hasta que sea tarde.
Sírveme un vaso de agua ardiente que me queme por dentro
Que no sea tuya ni mía, que sea de todos.
Líbrame de mi estigma.
Llámame tonta.
Perdóname…
Olvida todo lo que haya podido decir hasta ahora.
No me arrastres.
No me asustes.
Vete lejos pero no sueltes mi mano.
Empecemos de nuevo.
Sangra mi labio con sanguijuelas de colores.
Fuma un cigarro para mí, traga el humo.
Arréglalo y que no vuelva a estropearse.
Échalo fuera.
Crúzate conmigo en una autopista a cien por hora.
Sueña retorcido, sueña feliz.
Dame la llave de tus oídos, toca mis ojos abiertos.
Nota la textura del calor hasta reventar.
Sé, yo misma y no te arrepentirás.
¿Por cuánto te vendes? Regálame a tus ídolos.
Yo te env…

El día que uno cree que había llegado.

Y ahora se supone que debo comenzar, pero no sé por dónde. Quisiera gritarle al pasado con toda mi rabia. Que sepa que me marchito. Antes que todo, que no soy culpable de su incapacidad de sentir y de amar, pero no importa, sé que ya nada importa que solo hay un camino enorme frente a mis ojos y que no sé cómo comenzar a caminarlo.
Pero sé que no volveré atrás por mucho que ame, no volveré a los brazos vacíos que muchas veces me lastimaron, ni a lo besos fingidos que tanto tiempo me creí. No volveré a ese lugar donde lo deje todo, y como despedida solo escuche que nunca había dado nada ni había estado ahí. Cuando sé que estuve hasta en los momentos que no fui invitada, en los momentos que fui un cero a la izquierda. No volveré.
He aceptado que ese paisaje de ruinas solo puedo mirarlo desde lejos y desde lo alto. Que todo lo que deje ahí, es parte del ayer y que todo lo que traje en mi maleta será para deshacer, que hay cosas que no sirven y hay otras, que hay que reemplazar para volv…

Los vacíos llevaran mi nombre

Esto sonara o muy ardido o muy vulgar y trillado; pero sé que un día te darás cuenta de lo mucho que te ame, y que a pesar de que hoy, digas y pienses lo peor de mi con el tiempo te darás cuenta que fui la quien mejor te amo, que a pesar de todo te fui leal y sincera, que te ame sin condiciones e incluso cuando fuiste el ser más despreciable conmigo. Lo se, se que ese día llegara, que quizá ruede alguna lagrima de mi recuerdo sobre tu cara. También sé que no será ahora, ni mañana, ni pasado, ni en un mes, ni en un año, sé que pasara mucho tiempo antes de que te descubras recordándome y reviviéndome en tu vida. Tendrás que haber vivido y buscado lo que probablemente ya no vas encontrar, y no significa que no hagas tu vida, pero siempre encontraras un vacío y muchas dudas que te harán voltear atrás. Y para entonces como siempre, será muy tarde y triste para ti, probablemente nunca hayamos vuelto hablar, probablemente te sentirás impotente porque lo que sientas, y ya no serás capaz de d…

Mentira

Que es mentira, todo es mentira... aquí adentro no ha pasado el tiempo, no te has ido. He fallado en los mil intentos, me he engañado no puedo estar sin ti, mi vida eras tú, y tú ya no estas, no te tengo, todos los días muero… yo te había elegido a ti pero me equivoque, yo no era mujer para ti… No basta con elegir a alguien, también te tienen que elegir a ti. Y yo no estaba en tu vida. Tu no eras hombre para mí, siempre dije que la persona a la que eligiera para compartir mi vida, por ella sería capaz de cualquier cosa me equivoque, no eras tú, pero cuanto me hubiese encantado que fuera verdad. Por eso me aferraba a tus dedos sudados… Te había elegido y sin embargo yo no estaba en tu vida fui un momento. 
Y sigo mintiendo maldita sea… Me sigo mintiendo para hacerme las cosas más fáciles y hacerme el camino más corto, pero es mentira todo es mentira… te sigo resguardando melosamente dentro de mi pecho, te sigo amando, te sigo extrañando tanto que mi vida a puesto pausa a todo des…

Quiero...

No quiero que nadie me diga que todo estará bien. Que soy fuerte y que puedo salir de este bache. No quiero que me digan que los besos son la mejor cura para estas heridas; No, no cuando no vienen de él. No quiero que traten de consolarme ni que traten de secar mis lágrimas. No quiero que me vean llorar más. No quiero que me lleven a fiestas para no pensar ni que traten de distraer mi mente. No quiero que vengan días soleados si al día siguiente van a haber tormentas. No quiero nada.  Quiero que me dejen llorar a solas hasta que no pueda hacerlo más, quiero olvidarte en mi cama y no en un bar. Quiero por primera vez saber lo que es, no intentar ser fuerte, quiero olvidarte sin tener que besar otros labios, quiero que cuando me vuelvas a ver sepas que logre olvidarte sin tener que recurrir a lo vulgar, que te olvide con amor.

Quien como tú

Quien como tú,

me dije yo,  cuando dijiste:  -yo estoy bien-. 
En tu mundo todo estaba bien. Yo lo sabía. Quien como tú,
que has aprendido a olvidar.
Que sabias olvidar. 
Quien como tú,  que el corazón ya no te late
a mil por hora cuando se trata de mí,
quien como tú,  que no sabes lo que es llorar por las noches,
que no despertaras con los ojos llenos de ojeras,
que no te preguntaran si has llorado
o si a los mosquitos se les ha ocurrido picarte en los ojos,
por lo rojos e hinchados que están.
Quien como tú…

Pobre de mí,  sentí.  Que no he podido olvidar,  pobre de mí, que el corazón me salta cuando escucho tu nombre.  Pobre de mí,  que no he aprendido nada de los desamores,  ni a dejar los malos sabores.  Pobre de mí  que sigo dejando que atrevieses mi pecho.  Pobre de mí  que sigo queriendo a un imposible. Que me desbarato cuando llamas.
Quien como tú,
quien como tú que tienes alas,
y cuando no tienes, las robas
o te subes sobre otras para volar.

Quien como tú me dije yo,…

Te quiero.

Que te quiero a pesar del tiempo,
que te quiero a pesar de la distancia,
a pesar de tú olvido,
que te quiero a pesar del silencio,
que te quiero a pesar del inicio y el fin;
te quiero en silencio, te quiero en secreto.
que no importa el pasado ni el futuro;
te quiero.

Hoy solo sé que te quiero,
que no importa si vienes,
si nunca lo sabes,
si yo me quedo,
tragándome este amor,
si yo me quedo con todo,
ya no me importa;
te quiero. Sólo importa este amor
que me hace sentir viva, aunque no estés.
Aunque nunca más estés.
Te quiero.

Y a veces sonrió y suspiro
aunque no estés de mi mano,
suspiro tanto que lo hago por los dos.

Que te quiero…
Te quiero de aquí a dos años más
con toda tu ausencia encima de mí,
que te quiero con toda mi vida.
Que te quiero hasta la eternidad
que nunca voy a conocer.
Que te quiero, con tu olvido en mi vida.
Que te quiero aunque no te vuelva a ver
aunque este acabando por resignarme de este adiós.
Que te quiero por estúpida,
por tonta o p…

No podría, no haber publicado esta maravilla que me ha encantado.

“El: Quiero invitarte a cenar
Ella: ¿quieres exponerme en público?
El: solo una cena
Ella: solo hora y media de conversación vacía sobre política y tazas de paro.
El: después podemos ir a mi casa
Ella: ¿a la casa que está pagando tu madre?
El: te he echado de menos.
Ella: hace cuanto no mantienes relaciones sexuales
El: un día de estos podríamos ir al cine
Ella: ¿pero, tú has visto mi vida?
El: una en versión original
Ella: en qué idioma tengo que decírtelo
El: estas preciosa
Ella: llevo 20 años sin dormir
El: ¿dormimos juntos?
Ella: te escuche roncar después de un polvo mediocre
El: puedo llevarte el desayuno a la cama
Ella: puedo vomitar
El: te he dejado las llaves de mi departamento
Ella: yo he dejado las mías dentro de la cerradura
El: siento que no vamos a ninguna parte
Ella: estoy bien aquí
El: no estás bien.
Ella: tampoco lo estaría en otra parte
El: ¿has pensado el nombre de tus hijos?
Ella: no recuerdo el nombre de mi padre
El: ¿Dónde te imaginas nuestra boda?
Ella: ¿Cuánto …

Suéltate el pelo...

Suéltate el pelo… Ven a conversar conmigo… Hablemos del amor que no pudimos sostener. De los besos en desierto. De las grietas sin cerrar. De las mentiras que fueron verdad. De las verdades que fueron mentira. Desenrédate las dudas.
Péinate el pasado… Hablemos de nuestros dedos sueltos de las puntas sin cortar que hacen daño. De las lluvias amargas que vienen después del adiós. De mis lágrimas acidas que queman mi piel por donde ruedan las marcas de las caricias vacías. Hablemos del amor de ayer. Del que hoy ya no es. conversemos del pasado, de nuestro amor que no pudo ser.
Suéltate el pelo… Suelta las dudas Suelta las heridas, las preguntas. Soltemos los besos que amarramos en los labios, soltemos los sentimientos soltemos el pasado. Desenredemos las confusiones. Conversemos del amor que se fue.
Suéltate el pelo. Que el aire lo vuele mientras se enredad con el mío. Soltemos el miedo, bañemos todo el pasado. Trencemos el amor, Trénzate el futuro y amarrarlo con …

Tiempo

Cuánto cuesta darle al tiempo lo que pide y más porque se trata de vida, trozos de vida es lo que tanto nos cuesta darle. Cuánto cuesta darle tiempo y espacio a la persona que amas y más si sabes que ese tiempo es para siempre. Cuánto cuesta darse tiempo y espacio a uno mismo, cuando sabes que para aquella persona por la que te tomas tu espacio y tiempo ya no estará, no está marcado que vuelva. Cuánto cuesta, cuando crees que todo ese tiempo es para ti y te das cuenta que no es así, que no es tu tiempo, que no es para ti. Que has corrido del lado equivocado, que saliste de aquella puerta porque te faltabas a ti mismo, ya no eras capaz de dar más. Pero que después de mucho tiempo lejos, solo, no sabes qué hacer con todo ese tiempo por lo que dejaste todo y no haces nada y no lo disfrutas, y te falta algo, esa parte que te robaba el tiempo, que hacía con él una sonrisa o una lagrima pero le daba sentido, que ahora en todo el tiempo solo existe una calma sin sabor. 
Que corres para tene…