Ir al contenido principal

Quien como tú



Quien como tú,

me dije yo, 
cuando dijiste: 
-yo estoy bien-. 

En tu mundo todo estaba bien. Yo lo sabía.
Quien como tú,
que has aprendido a olvidar.
Que sabias olvidar. 

Quien como tú, 
que el corazón ya no te late
a mil por hora cuando se trata de mí,
quien como tú, 
que no sabes lo que es llorar por las noches,
que no despertaras con los ojos llenos de ojeras,
que no te preguntaran si has llorado
o si a los mosquitos se les ha ocurrido picarte en los ojos,
por lo rojos e hinchados que están.

Quien como tú…

Pobre de mí, 
sentí. 
Que no he podido olvidar, 
pobre de mí,
que el corazón me salta cuando escucho tu nombre. 
Pobre de mí,
 que no he aprendido nada de los desamores, 
ni a dejar los malos sabores. 
Pobre de mí
 que sigo dejando que atrevieses mi pecho. 
Pobre de mí 
que sigo queriendo a un imposible.
Que me desbarato cuando llamas.

Quien como tú,
quien como tú que tienes alas,
y cuando no tienes, las robas
o te subes sobre otras para volar.

Quien como tú me dije yo,
que esta noche dormirás en paz.

Pobre de la noche y de mi almohada 
que tendrán que oírme hablar de ti otra vez.

Pobre de mí, 
que mañana mis ojos llevaran tristeza todo el día. 

Quien como tú 
que te has desecho de mí.
Pobre de mí 
que tengo que soportarme todos los días. 

Quien como tú 
que no llevas un pedazo de mí,
que te recuerde siempre que existí.

Pobre de mí 
que me he quedado con tu rostro, 
que llevo pedazos de tus alas en mi interior, 
que es por lo único que puedo sobrevivir 
y que al mismo tiempo mata.

Quien como tú, 
me diré toda la vida; quien como tú...

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Lo que con los años he aprendido"

"Que hay distintas flores en un mismo ramo
que no tienen porque llevarse bien.
Que si tú me dices ven
e inmediatamente lo dejo todo,
es porque no había nada que dejar antes.

Que una ruptura es una muerte
donde puedes ver al difunto burlarse de ti.
Que hacerse inmune a la fragilidad
es morir cada día de crudeza, sostenibilidad y hierro,
que por la grietas también se respira,
que hay que romperse para coger aire
que por querer ser siempre de alambre
uno atraviesa mi corazón.

Que ningún perro merece morir
por culpa de la puta rabia.
Que si no te vuelven a buscar
después de mandarte a la mierda,
si no te enseñan a llorar lo mordido
sin abandonarte del todo, nunca han estado contigo. Que es de inútiles confundir maldad con torpeza.
Que yo me rió a otro volumen cuando somos tu y yo.
que tú y yo somos un ejército y nosotros
un peligro inminente de fractura.

Soportemos la grieta. Que olvidar de dónde vienes es no saber a dónde ir
que a veces las cosas no salen bien
porque no l…

La noche a nuestro favor

Una, dos… tres noches,
ni siquiera recuerdo ya
cuantas veces me perdí en la oscuridad.

El cielo,
la noche,
tú coche,
tú y yo.

La aventura,
mi curiosidad,
las ganas…
Tú voz, tus palabras.

Su abandono…
Su olvido…

La locura,
mi locura.

Mis locas ganas de volar
de desprenderme de la moral
y someterme a los caprichos
de los deseos más profundos.

Tus manos.
tu delicadeza,
y mi pasión arrebatadora.

Mi cuerpo sumergido
en el placer de tu lengua,
mis senos erguidos
al capricho de tus dedos,
los vidrios empañados de mis gemidos.
Mis dientes mordiendo
tu cuello,
tú boca,
tú espalda.

Tus manos en mi cuello...
tus manos apretando
mi piel,
mis nalgas,
mi espalda,
mis senos.

Tú saliva escurriendo
sobre mi cuerpo
mi lengua saboreando
el dulce salado de tu altivez,
mis oídos embriagados
con el sonido de tu respiración

Tú lengua con mi lengua mojándose.
Y la noche…
La noche jugando a nuestro favor.

Lo cierto es que te quise.

Nada que perder.
Te espere tres largos meses sin darme cuenta, tres meses que hasta entonces no había ocurrido nada y fue ahí, en ese momento en que lo descubrí, me descubrí; triste y apagada, esperándote en el último rincón de la esperanza con apenas un rayo de luz tocando mi oscuridad. Y no fue hasta entonces, en ese instante que sin ganas tuve que aceptar que te perdí, que debía buscar fuerzas, que lo único que realmente vendría con el tiempo y a quien tenía que esperar era a la resignación y más tarde el olvido, que no podía seguir manteniendo mis manos en puños y te solté, poco a poco muy despacio y con delicadeza deje que por fin empezaras a diluirte entre mis dedos, mientras mis lágrimas decían acompañarte porque no soportaban que te fueras, que te dejara. 
Cuantas veces caí llorándote, cuantas veces quise llamarte e ir a tu casa y buscarte pero ¿a qué iba? ¿Qué iba a decirte? llegaría con todo mi amor pero sin palabras, sin motivos. Cuantas veces, cuantas noches te añore en …