Ir al contenido principal

Los vacíos llevaran mi nombre

Esto sonara o muy ardido o muy vulgar y trillado; pero sé que un día te darás cuenta de lo mucho que te ame, y que a pesar de que hoy, digas y pienses lo peor de mi con el tiempo te darás cuenta que fui la quien mejor te amo, que a pesar de todo te fui leal y sincera, que te ame sin condiciones e incluso cuando fuiste el ser más despreciable conmigo. Lo se, se que ese día llegara, que quizá ruede alguna lagrima de mi recuerdo sobre tu cara. También sé que no será ahora, ni mañana, ni pasado, ni en un mes, ni en un año, sé que pasara mucho tiempo antes de que te descubras recordándome y reviviéndome en tu vida. Tendrás que haber vivido y buscado lo que probablemente ya no vas encontrar, y no significa que no hagas tu vida, pero siempre encontraras un vacío y muchas dudas que te harán voltear atrás. Y para entonces como siempre, será muy tarde y triste para ti, probablemente nunca hayamos vuelto hablar, probablemente te sentirás impotente porque lo que sientas, y ya no serás capaz de decirlo, porque para entonces tu orgullo será más recio y te sentirás tonto y te sentirás culpable, y tal vez intentes hacerlo, pero te darás cuenta que tienes las manos atadas, y aunque quieras nuestras vidas del presente ya no, no lo permitirán. Tal vez yo me equivoque, tal vez mis palabras te den fuerzas para que este escrito no se haga realidad, quizá sólo sea alimento a tu orgullo y a tu ego. Tal vez, pero yo sé muy bien como juega el destino y créeme ya ha jugado conmigo muchas veces y me ha hecho perder. 

Puedo equivocarme. Pero de algo, si estoy segura, yo apareceré en tu futuro en forma de cualquier cosa; me recordaras y llegaras a extrañar alguna parte de mí y ¿sabes por qué? Porque te ame, te ame de verdad, con todo el alma y sin prejuicios, te ame a pesar de mí, te ame de todas las maneras posibles, porque aunque lo niegues toda la vida, di lo mejor de mí para ti y me esforcé en hacerte feliz y me puse en tu vida no solo como mujer, también como amiga y te impulsaba, y te apoye, y estuve ahí cuando nada estaba bien, cuando no te decía que estaba ahí por que estabas mal, aunque no me lo dijeras, porque estuve ahí cuando me aventabas cubetadas frías de reproches. Y yo, ¿yo que me quede de ti? ¿Que aprendí de ti? ¿Qué me enseñaste? ¿Que obtuve, que no me hayas cobrado con insultos e indiferencia? Nada. Sólo el vacío de lo que yo di. Y por eso sé que con el tiempo no te extrañare, ni tendré ganas de remover el pasado. Que si, todo este tiempo he sido yo, la que ha llorado, la que te ha extrañado, la que sigue queriéndote y respetando ese amor, que soy yo, la que llora por las noches y te recuerda todo el tiempo y te piensa y te imagina, hoy soy yo, pero mañana, mañana esa persona no seré yo. 

Puede que digas que todo será al revés o puede que si pase, pero tal vez yo esté un poco más muerta de lo que me has dejad,o tal vez mi vida no vaya bien, pero ¿sabes? eso no importara por que aquella posible vida no será la que una vez quise entregarte y compartir a tu lado, aquella mujer en la que me haya convertido, ya no te amara, aquella mujer por muy muerta o derrotada que este ya no te esperara, ni será a ti a quien dedique sus lágrimas, probablemente ni se acuerde de ti, ni te reconozca, ni será a ti de quien necesite un abrazo, ni será a ti a quien busque para revivir. Ya no serás tú la causa de su dolor o su felicidad, de su vida o de su muerte. Y eso será lo más cruel de esta historia; aquella mujer será completamente ajena a ti, no habrán significados. Solo quizá encuentres su mirada; la misma que nunca cambia, la que una vez fue para ti y nunca más volvió a mirarte. Esa mujer no importara, porque a la que recordaras con todo su amor e infantilidad, la que desearas y a la querrás y por quien querrás regresar aunque sea un momento el tiempo, es por esta mujer, la de este instante la que está escribiendo, con sus ganas y desganas. Esa mujer seguiré siendo yo, la misma, la de ahora, solo la de este tiempo, la de este espacio, la de todo este amor. Pero ya no habrá nada que hacer, porque solo seré recuerdo, solo seré una oportunidad del pasado que se dejó pasar, me habré convertido en un hubiera. Seré un solo reproche a tu futuro, de todos los que tú dejaste en mi pasado.
Y el tiempo a veces cobra caro las torpezas, y lo que tiramos a la basura. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Lo que con los años he aprendido"

"Que hay distintas flores en un mismo ramo
que no tienen porque llevarse bien.
Que si tú me dices ven
e inmediatamente lo dejo todo,
es porque no había nada que dejar antes.

Que una ruptura es una muerte
donde puedes ver al difunto burlarse de ti.
Que hacerse inmune a la fragilidad
es morir cada día de crudeza, sostenibilidad y hierro,
que por la grietas también se respira,
que hay que romperse para coger aire
que por querer ser siempre de alambre
uno atraviesa mi corazón.

Que ningún perro merece morir
por culpa de la puta rabia.
Que si no te vuelven a buscar
después de mandarte a la mierda,
si no te enseñan a llorar lo mordido
sin abandonarte del todo, nunca han estado contigo. Que es de inútiles confundir maldad con torpeza.
Que yo me rió a otro volumen cuando somos tu y yo.
que tú y yo somos un ejército y nosotros
un peligro inminente de fractura.

Soportemos la grieta. Que olvidar de dónde vienes es no saber a dónde ir
que a veces las cosas no salen bien
porque no l…

La noche a nuestro favor

Una, dos… tres noches,
ni siquiera recuerdo ya
cuantas veces me perdí en la oscuridad.

El cielo,
la noche,
tú coche,
tú y yo.

La aventura,
mi curiosidad,
las ganas…
Tú voz, tus palabras.

Su abandono…
Su olvido…

La locura,
mi locura.

Mis locas ganas de volar
de desprenderme de la moral
y someterme a los caprichos
de los deseos más profundos.

Tus manos.
tu delicadeza,
y mi pasión arrebatadora.

Mi cuerpo sumergido
en el placer de tu lengua,
mis senos erguidos
al capricho de tus dedos,
los vidrios empañados de mis gemidos.
Mis dientes mordiendo
tu cuello,
tú boca,
tú espalda.

Tus manos en mi cuello...
tus manos apretando
mi piel,
mis nalgas,
mi espalda,
mis senos.

Tú saliva escurriendo
sobre mi cuerpo
mi lengua saboreando
el dulce salado de tu altivez,
mis oídos embriagados
con el sonido de tu respiración

Tú lengua con mi lengua mojándose.
Y la noche…
La noche jugando a nuestro favor.

Lo cierto es que te quise.

Nada que perder.
Te espere tres largos meses sin darme cuenta, tres meses que hasta entonces no había ocurrido nada y fue ahí, en ese momento en que lo descubrí, me descubrí; triste y apagada, esperándote en el último rincón de la esperanza con apenas un rayo de luz tocando mi oscuridad. Y no fue hasta entonces, en ese instante que sin ganas tuve que aceptar que te perdí, que debía buscar fuerzas, que lo único que realmente vendría con el tiempo y a quien tenía que esperar era a la resignación y más tarde el olvido, que no podía seguir manteniendo mis manos en puños y te solté, poco a poco muy despacio y con delicadeza deje que por fin empezaras a diluirte entre mis dedos, mientras mis lágrimas decían acompañarte porque no soportaban que te fueras, que te dejara. 
Cuantas veces caí llorándote, cuantas veces quise llamarte e ir a tu casa y buscarte pero ¿a qué iba? ¿Qué iba a decirte? llegaría con todo mi amor pero sin palabras, sin motivos. Cuantas veces, cuantas noches te añore en …