Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2015

Aereoartificial.

Sólo quise tocar el cielo, arroparme con las nubes
y sentirme pájaro.
Salté sobre el trampolín sin tener
en cuenta la gravedad.
Unos sueñan con volar y otros con
no caer.
Yo soy más de las que se mantienen
en el aire para tomar impulso
y darse el golpe más fuerte.
Me he repetido tantas veces el
discurso de no tener miedo,
que en ocasiones es el propio
miedo quien me teme,
por miedo a no tenerle miedo.
Y con estas van cincuenta veces
que lo repito,
una más y no estaré viva para
contarlo.
Vivir al límite,
con las dudas como una navaja
presionándote el cuello,
sin mediocridad que valga tanta
lucidez.
Tanta,
que muchas veces apesta.
No sirve de nada seguir distintos
caminos cuando todos te llevan al
mismo lugar.
"prefiero lo conocido que lo que
está por conocer"
Y así nos va...
No quiero olvidar nada de lo vivido,
quiero ser capaz de recordar sin
que me duela.
Ojalá aprendamos a mirarnos en
otros ojos sin ver nuestro propio
reflejo.
Tengo un nudo en la garganta.
Por favor,
que …

Solo quise hacerte feliz

Yo sólo intenté hacerte feliz.
De todas las formas,
con todas mis armas.
Lo intenté.
Lo juro.
Pero te vi escapar,
te vi convertirte en humo
como la última calada de un cigarro.
Te hiciste suspiro de jueves
un viernes por la mañana.
Te vi olvidar mi número de teléfono,
la dirección de mi casa,
de qué lado de la cama me gusta
dormir.
Te vi follarme pensando en otras
cosas...
Yo sólo necesitaba tu abrigo,
tus lunares en el cielo de la
memoria,
necesitaba hablar contigo
como hablan los niños:
sin tanta seriedad.
Pero nos hicimos adultos
en la banca de un parque.
Y vi mis manos tratando de
alcanzarte,
vi el silencio que se forma de
noche,
vi como me lloraban los labios.
Y tu no hiciste nada.
Nunca,
me había dado por vencida.
Nunca,
Me había hecho tanto daño nadie.
Pero ahora,
ya en estas cuatro paredes
mustias,
el recuerdo se hace presente
y obstinado.
Y no me queda otra opción más que
cerrar los ojos
y desearnos felicidad.

-V. ASH-
“hay una encrucijada en lo que quiero para mañana y lo que quiero aquí y ahora”


“no me escribas en poesía ni me hables de poesía, si no sabes sentirla”


“No creo en los días con suerte y los días sin suerte; creo en el potencial de las personas y su desinterés, pero antes que todo creo en mí, mucho antes que la existencia” 


“Si me ves el sobre peso en la ropa, es por todos los te amo que me trague…”


“Se ama a quien te hace ser mejor, quien te hace ser fuerte no a quien te hace ser débil”


“Tu poca ambición tan alta”


“Ay lugares que por respeto (al pasado) nunca más vuelves: respeto al sentimiento, a aquel momento, a aquellas personas. Aquellos que todavía conozcan de respeto, lo entienden” 


“No evito a las personas porque bien se y puedo enfrentarlas y mirarlas a la cara cuando hablo”


“Los días más bonitos son los más tristes sin ti” 


“Tengo tantas ganas de llorar pero pareciera que no quieres salirte de mí”


“Educando a quien no se educa: el -amor-“ 


“Que el pasado se repita en la misma historia p…

El día que te fuiste

En mi sofá hay sitio para las canciones,
tus preguntas
y mis caprichos.
No te vayas.
Tengo café de sobra en la alacena y algún que otro poema perdido
en ese montón de facturas
y un corazón que está dispuesto a aguantar
más emociones.
¿Te parece bien?
Entonces
no te vayas.
Afuera está lloviendo
y no hace falta salir para mojarnos,
aquí también podemos hacerlo,
ya verás como en poco tiempo
nos encajan las arrugas de las manos.
No te vayas.
No te vayas y
Ponte cómodo,
como si fuera tu casa,
quítate los zapatos
o la ropa,
lo que quieras
pero ponte cómodo.
Y no te vayas.
He puesto los sentimientos
en orden aleatorio
para bailar el ritmo que nos toque
por sorpresa,
improvisando.
Espera,
no te vayas. La casa es pequeña,
pero tiene sus ventajas:
podemos jugar al escondite
sin tener que sufrir para encontrarnos.
Que ya nos hemos perdido muchas veces,
que no hace falta hacernos más daño. No te vayas.
Te puedes quedar a dormir,
tengo almohadas de sobra en la cama,
tu pecho por ejemplo si te que…

Mi poesía jamas te olvidara

Te he vuelto a ver desnudo
y se me han corrido los ojos de pena.
Debí borrar aquellas fotos
el día que decidí darme la vuelta,
¿pero quién sabe cómo deshacerse
del rastro de una estrella fugaz
cuando ya te ha mirado a los ojos?
Uno es preso de todo lo que ha amado
porque el amor es una condena de cadena perpetua
en una cárcel sin rejas.

Estabas precioso vestido de nada.
Solo eres verdad cuando eres silencio,
cuando eres paz y calma.
Hubiera jurado que fuiste real
cuando te vi llorar por mí,
cuando temblaste de miedo por mí,
cuando te descubriste besándome a mí.
Nada me asusta más que pensar
que quizá solo existieras en mi cabeza.

Ojalá entendieras lo sola que me siento
cuando te pienso,
como si cargara con una tristeza que no me corresponde
y has hecho tuya
-ya ni mi pena es mía-.
Te empeñaste en ser el protagonista de mi vida
aunque fueras el malo,
no me quiero por haberte creado
aunque definas parte de mi historia.
Te regalo mi atención,
si es lo que quieres,
pero baja ya el puto te…

Tuya

Todavía me derrito
cuando te toco de lejos,
porque aun puedo tocarte.
Aun puedo sentir tu piel bajo mis manos,
aun puedo rosar el frió de tus labios con la yema de mis dedos.

No te suelto. 
Te sigo mirando a lado de mi brazo
te sigo sintiendo adentro de mi pecho,
aun tengo el sabor del primer beso atrapado en mi boca
y tus dulces mordidas ardiendo en mi mejilla.
Aún tengo esa mañana incrustada entre mis huesos.

Y sigo siendo tuya,
aunque ya no lo sea,
aunque no lo sepas,
aunque no te importe,
y tu ya no me toques más,
sigo siendo tuya hasta que te desborones
por completo de las extremidades de mi cuerpo
hasta que alguien más sepa romperte de mi
y me rompa de ti,
tuya hasta que no haya por quien suspire.

Gracias

Por si algún día la curiosidad toca tu puerta y le aceptas una última copa de palabras.


Me han dicho algo tan cierto y doloroso; lo que tu jamás podrías ofrecerme y lo que siempre estaría esperando de ti. Me dolió, sin embargo sé que es verdad. Yo anhelo muchas cosas a lado de la persona que quiero, no solo instantes, no solo un presente, y tu estas muy lejos de ellos y de mis ilusiones. Somos dos mundos muy lejanos que buscamos en la vida cosas diferentes al otro. 
“…El nunca será capaz de hacer algo así por ti, porque él no es así, jamás será capaz de esperarte o dejar cosas por ti, sin que se lo lamente, o se sienta atrapado. Eres una mujer muy difícil de cumplir y él es un hombre muy simple”. Era tan cierto todo y no es que no lo supiera, lo sé desde hace tiempo, creo de ahí mi tristeza. Pero escuchar que alguien más lo nota, que lo sabe y te lo dice, escucharlo de otra voz que no es la tuya, sin duda te decepciona un poco más, tal vez mucho más. 
Quería llorar, es una de las ver…

¿Quién?

Y ahora que no serás tú.
Quién será el autor de mis fotografías,
quién caminara de mi mano,
con quien descubriré
todos esos bellos lugares
que guardo en una lista.

Con quien los mirare y
que formas tomaran los paisajes.
A quien le pertenecerán mis lágrimas.

Quien robara mi sonrisa y la ahogara en un beso
quien me dará su brazo para dormir sobre él,
de quien despertare abrazada por las mañanas,
a quien esperare con ansias.

Quien calmara mis angustias y llanto.
Con quien festejare mis logros.

Quien inspirara el sentido de mis letras.
Cuando llegara…
¿Me hará olvidarte o extrañarte?

Silencio

El silencio es la pausa
que precede al rugido.

El nuestro
-un silencio compartido lleno de eco-
es ya un idioma en extinción,
no hay grito que lo devuelva a la vida
ni boca que lo reconozca.

Es mejor así,
pero a veces vuelvo al lugar donde exilié tu voz
y me cuesta regresar
ilesa.
Dejar mis recuerdos en otro sitio
es abandonar
palabras que no se volverán a pronunciar.

Aquí dentro
el silencio es un hueco inhabitable.




Quería que supieras...

Quería que supieras
que mi daño es algo que solo elijo yo.

Que me dejo mecer por tus empujones
como si fueran viento que me coloca lejos de ti
porque todas mis puertas están abiertas
y yo soy libre.

Que el odio
es el disfraz de una piel, el reverso de un cuerpo,
y desde lejos
tu cara se intuye del revés,
perdida,
y no hay nada peor que sentirse perdido
dentro de uno mismo.

Que tus intentos de quebrarme el paso
solo consiguieron hacerme pisar más fuerte,
y cuanto más lejos te colocas
más cerca estoy de mí misma.

Que quisiste taparme los ojos
y hundirme,
pero mi mirada está más cerca del mar
que de tu suelo.
Y te lo repito:
soy libre.

Que solo aquel que entiende mi silencio
merece mi palabra,
y tú hace tiempo que dejaste de comprender
que lo que difiere entre un hogar
y un sitio al que volver
es la puerta abierta.
Tu puerta cerrada
es la entrada a mi casa.

Que quisiste quitarme todo
y te quedaste sin mí.

Que mi risa fue tu risa
y algún día nuestras lágrimas fueron una,
pero dejaron de h…

No volvere.

No volveré contigo a casa
ni dejare flores a los pies de tu cama
y cuando preguntes -¿que paso?
te dirán que el tiempo fue mas rápido.

Querrás correr hacia un lugar en el que no me conozcas,
tener unos pies
que desanden los andenes que pisamos a la vez,
arrancarte mis caricias
de los huesos,
decir otro nombre cuando tu boca me extrañe tanto que todo te
 sepa a sal
y tengas tanta sed como miedo:
tu desierto estará lleno de puertas.

¿lo entiendes?
La música sera solo ruido
y ya no podrás ponerle mi nombre al silencio
para darle voz.
Tu despertar sera una nota
a destiempo.
Tu sueño,
un duelo contra ti mismo.
El tiempo,
un reloj parado.

No te asustes:
Sentirás que el mar es tu única
herida
porque ninguna otra salida sera capaz de
abarcar tanto desahogo.
Pensaras que merezco el ardor
porque una vez fui fuego
en tus pupilas
y ya no puedes deshacerme.
Soportaras mi peso sobre tu
espalda como un ultimo intento de alcanzar el sueño.

Tu suplicaras un alto fuego.


Yo estaré tan viva que tus…

Ahí donde no sabes ver

Búscame detrás de la piel, donde está toda mi verdad, donde el silencio solo se escucha a gritos y se calla en un susurro efímero que ensordece a la frialdad.
Búscame ahí, donde nadie suele mirar por miedo a ver, ahí, dónde la piel ya no protege ni esconde, ni calma ni cambia, ni avisa de que la siguiente parada viene sin filtros y desde el alma.
Búscame ahí, donde no pueda ser algo distinta a lo que realmente soy. Donde lo que soy es todo lo que descubras y no tengas opción a inventarme ni cambiarme ni esconder parte de mi.
Búscame ahí, donde guardo los secretos que no me confieso ni a mi misma, para que te sientas parte de lo que nunca me dije y duelas como me duelo los días que me rechazo. También los que no me encuentro. Te doy así la opción de que elijas, si huir de mis desencuentros o coserme a tu costado.
Búscame detrás de la piel, ahí es donde más valgo, donde más lluevo y donde más sangro. La piel para lo mundano. A ti te regalo mis heridas y mis manos para curarte de las qu…

Mi mas bonita poesía

Quiero escribirte poemas
en el cuerpo
que solo puedas leer tú,
para que cuando esté lejos
o estés en otras manos
puedas mirarte al espejo
y ver que nunca me fui.
Para que mis palabras
tomen relieve en tu piel
y puedas leer en braille
lo que nunca te dije
pero que escondí en tu alma
cuando no mirabas.

Quiero hacerte poesía
como quien te hace el amor:
no solo en la cama,
no solo con el cuerpo,
con la mirada.
Quiero plasmar tu orgasmo
en las palabras
que a veces tocamos
con la punta de los dedos,
casi rozando el cielo…
Cuando tu sexo era tan mío
como el amor que ahora siento.
Cuando trepaba por tus piernas
para salvarme
del precipicio que nos esperaba
tras esas cuatro paredes…
¿Quién hubiese pensado
en versos finitos?
Culpa del autor.

Quiero regalarte mi voz
y también mis silencios,
para que sepas que
no hay ni habrá otro
que me pueda leer
ni que me haga callar.
Eso solo lo han conseguido tus ojos
y tus besos.
Aunque ahora me despida
y no sepas muy bien por qué…
Pero hay cosas que no se…

Me has depertado la poesia

Hay quien piensa que es fácil decir adiós,
pero no lo es.
Ni siquiera cuando es una huida,
ya sea de ti misma o de el…
Pues es negarte dos veces.
Mera redundancia:
porque huir de el
es intentar no morir en sus manos.
Unas manos en las que no puedes esconderte
por si inconscientemente
aprietan más fuerte
mientras te cobijan.

Yo he huido para salvarme
pero dejándote la contraseña:
“que me busque o que se pierda”.
Que no me valen más mensajes planos,
que está de más echar de menos
y al menos,
hay que hacerse valer una vez.

Que son menos de las veces que he escrito
pero el triple más de las que has venido por mi.
entiéndeme,
no te conozco para eso,
pero me has despertado poesía
y eso es más
que lo banal de este mundo
suele hacer en mi.
De ahí la impotencia
ante tu pasividad,
tu rendición
o, simplemente,
tu falta de interés.

Y es ahora,
cuando releo este poema
y decido cerrarte de páginas
y cambiar de historia.
Que si quisieras estar aquí,
no estaría hablando de ti,
sino contigo.
Y como s…

Cada instante

Hoy me he levantado echándome de menos,
sí…
a mi,
y a todas las partes de mi
que contigo se fueron.
Hoy me he intentado convencer
de que no mereces
la pena ni el amor,
pero me he dado cuenta
de que la palabra “cobarde”
me picaba en la piel.
Quizá debimos hacer algo
por salvarnos.
Quizá puse el final yo
en el punto,
por no añadir dos más
y cogerte en brazos.

Recuerdo
que siempre decías
que no hay nada para siempre,
que lo eterno,
solo dura un poco más,
que el secreto estaba
en quererse mucho y fuerte
cada instante.
Y yo te miraba
como quien mira
las cosas que teme romper,
por miedo a que lo hicieras
y te llevaras mis sueños contigo.

¿Sabes?
Nunca te lo dije
pero a veces me levantaba
5 minutos antes solo para mirarte,
precioso,
pero distinto.
Nada que ver con mi niño infantil.
Dormido no se te adivinan
la espada y la pasión,
y a mi despierta
tampoco
las ganas de ti…

A veces,
no sé
si somos magos ocultando
o fallidos intentos de valentía,
pero hoy correría hacia ti
hasta atravesarte
el d…