Ir al contenido principal

Quiero que sepas, que te he mentido.


Quiero que sepas,
que te he mentido,
que nunca pensé en irme
que me dolió dejarte
que cuando di la vuelta
me costó disimular,
que lo que menos quería,
era mirar a otra parte.

Cualquier lugar es demasiado grande,
demasiado vació,
demasiado infeliz,
cuando no tienes a ese alguien
que lo recorra contigo.

No sé qué piense el destino
Pero qué triste verano
se me asoma por los hombros
cada vez que no te siento
abrazándome las manos.

A lo largo de los años
se han perdido muchas vidas
se han ahorcado las canciones,
fusilado margaritas,
encendido los cigarros
estallado corazones,
derribado habitaciones,
maldecido despedidas
y nadie ha podido nunca
a lo largo de esos años
encontrar respuesta a como,
olvidar a un ser humano.

Quiero que sepas,
que te he mentido.
Que aquella ocasión,
sí me pasaba algo
que me dolió la carta
que nunca me escribiste.
que llore, pero a escondidas
cuando tú mismo dijiste:
que ya se te había olvidado
la sensación de aquel primer abrazo.

Que me enfade aquella noche
en la que tú te reíste,
y cuando dije no importa,
Pensé todo lo contrario.

Irme fue, sin duda alguna
como intentar escapar de una cajita de arena
que se mueve y que te empuja al final de sus adentros
después se volvió reloj
desde entonces he vivido
atrapada en el recuerdo
de un amor al que,
yo pienso
–le hizo falta mucho tiempo-

Y es que lo hicimos tan mal
que el hecho de imaginar
lo que no pudo haber sido
si no hubiésemos nosotros
creído que amar es guerra,
duele más que el de pensar 
que hoy este ciclo se cierra
y no podremos si quiera decir
que fuimos amigos.

Quiero que sepas que te he mentido
porque ocultar la verdad
también me hace mentirosa,
y yo me quede callada 500 amaneceres,
no importa si ahora ya es tarde
necesito que te enteres:
las calles antes de ti
solían ser concreto y polvo
una gran pista de baile
que no era más que un adorno
en un funeral de gente
que habían matado sonrisas
a costa de un par de besos
que no sirvieron de nada
y el Ada de los deseos
me cumplió con tu llegada.
Lo que ahora después de ti,
prefiero no hablar de eso.

Me quedo con las sonrisas
de nuestros viejos veranos.

Que he sufrido lo confieso,
pero más mentira es,
decirte
que ha sido en vano.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Lo que con los años he aprendido"

"Que hay distintas flores en un mismo ramo
que no tienen porque llevarse bien.
Que si tú me dices ven
e inmediatamente lo dejo todo,
es porque no había nada que dejar antes.

Que una ruptura es una muerte
donde puedes ver al difunto burlarse de ti.
Que hacerse inmune a la fragilidad
es morir cada día de crudeza, sostenibilidad y hierro,
que por la grietas también se respira,
que hay que romperse para coger aire
que por querer ser siempre de alambre
uno atraviesa mi corazón.

Que ningún perro merece morir
por culpa de la puta rabia.
Que si no te vuelven a buscar
después de mandarte a la mierda,
si no te enseñan a llorar lo mordido
sin abandonarte del todo, nunca han estado contigo. Que es de inútiles confundir maldad con torpeza.
Que yo me rió a otro volumen cuando somos tu y yo.
que tú y yo somos un ejército y nosotros
un peligro inminente de fractura.

Soportemos la grieta. Que olvidar de dónde vienes es no saber a dónde ir
que a veces las cosas no salen bien
porque no l…

La noche a nuestro favor

Una, dos… tres noches,
ni siquiera recuerdo ya
cuantas veces me perdí en la oscuridad.

El cielo,
la noche,
tú coche,
tú y yo.

La aventura,
mi curiosidad,
las ganas…
Tú voz, tus palabras.

Su abandono…
Su olvido…

La locura,
mi locura.

Mis locas ganas de volar
de desprenderme de la moral
y someterme a los caprichos
de los deseos más profundos.

Tus manos.
tu delicadeza,
y mi pasión arrebatadora.

Mi cuerpo sumergido
en el placer de tu lengua,
mis senos erguidos
al capricho de tus dedos,
los vidrios empañados de mis gemidos.
Mis dientes mordiendo
tu cuello,
tú boca,
tú espalda.

Tus manos en mi cuello...
tus manos apretando
mi piel,
mis nalgas,
mi espalda,
mis senos.

Tú saliva escurriendo
sobre mi cuerpo
mi lengua saboreando
el dulce salado de tu altivez,
mis oídos embriagados
con el sonido de tu respiración

Tú lengua con mi lengua mojándose.
Y la noche…
La noche jugando a nuestro favor.

Lo cierto es que te quise.

Nada que perder.
Te espere tres largos meses sin darme cuenta, tres meses que hasta entonces no había ocurrido nada y fue ahí, en ese momento en que lo descubrí, me descubrí; triste y apagada, esperándote en el último rincón de la esperanza con apenas un rayo de luz tocando mi oscuridad. Y no fue hasta entonces, en ese instante que sin ganas tuve que aceptar que te perdí, que debía buscar fuerzas, que lo único que realmente vendría con el tiempo y a quien tenía que esperar era a la resignación y más tarde el olvido, que no podía seguir manteniendo mis manos en puños y te solté, poco a poco muy despacio y con delicadeza deje que por fin empezaras a diluirte entre mis dedos, mientras mis lágrimas decían acompañarte porque no soportaban que te fueras, que te dejara. 
Cuantas veces caí llorándote, cuantas veces quise llamarte e ir a tu casa y buscarte pero ¿a qué iba? ¿Qué iba a decirte? llegaría con todo mi amor pero sin palabras, sin motivos. Cuantas veces, cuantas noches te añore en …