TU

Esto no es poesía. Esta soy yo: desbordandome...

sábado, 21 de mayo de 2016

No me arrepiento.


No me arrepiento de haberte besado siempre como si no fuera haber un mañana, porque mi boca sabía que algún día me harías falta. No me arrepiento de haberte obligado a hacer cosas que no querías, porque ya no las harás más conmigo. No me arrepiento por haberte emborrachado algunas noches para que te quedaras a dormir a mi lado, porque mis noches contigo estaban contadas. No me arrepiento por haberte hecho enojar cuando quería abrazarte todo el tiempo por las calles, porque nunca nadie nos volvería a ver juntos, ni enamorada de ti. No me arrepiento haber dejado amigos, tareas y otras cosas que hacer por estar contigo, porque he perdido más tiempo olvidándote. No me arrepiento por las veces que me dejaste plantada y aun así me quedaba esperándote horas y tú nunca llegabas, porque te espere meses sabiendo que tú nunca volverías. No me arrepiento de aquella últimas vez que prácticamente te obligue a tocarme, porque sabía que nunca más volvería a ser tuya. No me arrepiento. Lo siento.

2 comentarios:

Nana Viudes dijo...

"Más vale haber amado y perdido, que no haber amado nunca".
No recuerdo quién dijo eso, pero es una de las frases con más razón que he leído jamás y creo que tu texto se resume perfectamente es una lucha perdida, pero que aún así has luchado y esas cicatrices que se quedan por la derrota poco a poco irán desapareciendo. Por supuesto que no hay arrepentimiento... Pero llega un punto en el que debemos querernos más a nosotros mismos, que a la persona amada.

Besazos :)

Gebryss Garey dijo...

:) Gracias por tus bellas palabras como siempre.