TU

Esto no es poesía. Esta soy yo: desbordandome...

domingo, 6 de marzo de 2016

Un acto suicida.


Como no iba a doler, si lo amaba. Como no iba romper en llanto por última vez, o todas las veces que fuera necesario, si una parte de mi corazón se seguía quedando con él. Como no iba volver la tristeza, si un día de risas se rompían en despedida.

Como esos actos suicidas que por mucho que te maten, todavía eres capaz de revivir para volver a ponerte la soga en el cuello; 
Es de suicidas regresar a los lugares de donde sabes que no vas a querer irte pero a donde ya no perteneces, es del amor atreverte a saborear los últimos abrazos sin pensar en el hueco que habrá después de ellos. Es de románticos, recordar el beso que nunca llego a ser, como el último. Es de imbéciles creer que no pasa nada mientras te ayuda a cruzar la calle, mientras vuelves recorrer la ciudad de su mano y finges que no pasa nada, que es normal. Es de amnésicos, volverte a enamorar de la misma persona. Es de tontos, mirarlo a la cara y gritarle te amo sin pronunciar una sola palabra. Es de idiotas mirarte en sus ojos y no abalanzarte a su boca. 

Es ilógico que al querer cerrar la última puerta se habrán todas las ventanas.

4 comentarios:

Nana Viudes dijo...

El dolor que produce tener que dejar a alguien, aun queriéndole, es un suicidio lento, agonizante, pero siempre superable. Sí, es cierto que para esas cosas nos volvemos tontos, idiotas, ilusos... incluso demasiado insensatos, pero supongo que en esos consiste; arriesgarlo todo y seguir arriesgando hasta que no queden fuerzas.
Bueno... a veces, dicen, merece la pena, ¿no?

Muchos besos :)

Gebryss Garey dijo...

Sin duda, en alguna parte, en algún memento, antes o después siempre habrá valido la pena :)

Marisol Cázares dijo...

Y es de locos sentirse justo así y encontrarlo por aquí, escrito por alguien más, amo tu forma de plasmar con letras una película de imágenes y recuerdos tan míos en mi cabeza, que describen tal cual el amargo desenlace de otra historia de otro amor que también se rompió.

Gebryss Garey dijo...

Me alegra que te guste, espero seguir recibiendo tus comentarios, te mando un gran abrazo.