Ir al contenido principal

No seré una hipócrita más sobre la tierra.


No voy a agradecerte que me hayas dejado rota, no agradeceré a alguien que ignoro mi dolor, jamás voy a agradecerte que me hayas obligado a sacarte de mi vida. No voy agradecer ni aceptar que te hayas ido para no lastimarme, ¿sabes cuánto me lastimaste cuando me dejaste sola? ¿Cuándo no paraba de llorar por las noches, cuando te extrañaba y no estabas? De ninguna manera te agradeceré que me hayas alejado de ti cuando yo te amaba, cuando lo único que quería era que reaccionaras, que aprendieras a amarme y te quedaras conmigo. No te fuiste por mí, no por salvarme ¡no te inventes esa farsa! Te fuiste por cobarde, por que eras incapaz de lo incapaz. Nunca perdonare tu partida, aunque encuentre un millón de justificaciones, por que bastaba una, una sola para que te quedaras y quisieras quererme. 

Podría agradecerte, si me hubieses mirado a la cara y me hubieses dicho que no me querías más, te agradecería que hubieses escupido mi cara y te hubieses dado la vuelta, que me hubieses mandado a la mierda o que me hubieses bofeteado tan fuerte con un “ya no te amo” eso te agradecería. Pero no, te fuiste y me dejaste con la idea que me amabas de que nos amábamos, ¿Dime que le decía a mi corazón? ¿Que nos separamos por que no sabíamos amarnos? ¿Que nos amamos tanto, que dolía, que rompía por dentro? ¿Que tu amor era egoísta que nunca cambiarias? Eso, nunca lo entendió. ¿Que lo hiciste por mí? ¿Quién te lo pidió? ¿Quién eras tú para decidir por mí? ¿Quién te dijo que esa era la forma correcta para salvarme? Jamás tu intención y acción me favoreció, nunca me hizo un bien, y jamás en ninguna parte del mundo, algo así será significado de amor; la gente se confunde y cree lo que quiere creer. Nadie quiere la caridad de nadie, eso no es amor. Se quiere amor, amor como tal, por amor nadie se marcha, se queda amarte de la forma correcta sin lastimarte ni herirte. Se mira a la cara cuando no puedes más, cuando eres incapaz, cuando ya no sabes cómo, se busca amor, unión, soluciones, no excusas, no problemas, no tristeza, no soledad, no abandono ni indiferencia, ni despedidas y adioses. Justo ahora yo podría estar agradeciéndote que me hubieses dicho con todas sus letras que te ibas por ti; porque ya no podías más, porque ya no querías más, porque ya no sabías como, por que te habías hartado, porque estabas cansado, porque ya no estabas dispuesto. Quizá en el momento no lo habría entendido, como hasta ahora no entiendo tu estúpida forma en la que me amaste (si es que lo hiciste) pero con el tiempo habría entendido y te habría agradecido infinitamente tu sinceridad y valentía, quizá no me habrías dejado tan sola como lo has hecho, no me hubiese seguido aferrando a ti. Sabes de sobra que no te buscaría ni insistiría un regreso cuando me has dejado claro las cosas, cuando me has dicho que ya soy la mujer a la que amas, no te buscaría y no te busque, porque de alguna forma, si me demostraste lo poco que te importe y lo mucho que te valí. Por lo menos comprendí que no te quería a mi lado a la mitad que merecía a un hombre completo que me quisiera de verdad que estuviera conmigo y fuera capaz incluso de dar su vida. Sé que mustiamente esa fue tu mejor excusa, por eso te fuiste, pero siempre me pregunte, ¿por qué no podías ser tú ese hombre? ¿Por qué? ¿Qué falto para que quisieras serlo?, ¿qué me faltaba, que te faltaba que yo diera para que lo fueras? ¿Qué? 

Una vez te dije: jamás retendré a alguien que no quiera estar a mi lado, no mentía, lo cumplí. Por lo que no seré una hipócrita más en el mundo (como odio la hipocresía) que después de romperse y superar el estúpido trauma, sale de su oscuro encierro y grita agradecimiento por las rupturas por las yagas, por todo… hipocresía, hipocresía… es todo lo que escucho de esa gente. Las lecciones son otra cosa, que si bien a veces van de la mano con el amor no siempre es así. No te odio, nunca lo haría simplemente ni ayer, ni hoy, ni mañana agradecer la huida más cobarde que mi vida haya presenciado. Ahora soy libre pero no es gracias a ti, no es gracias a que me hayas dejado. Todo lo que soy y no soy, y todo lo que deje de ser y comencé a ser todo esto es solo por mí. Siempre he sido yo quien ha decidido donde parar, donde ser, don seguir. Yo soy la que decide. 

Querido ya todo es pasado. No hay nada de ayer aquí. Puedo sonreírte sinceramente, juro que no hay rencores, me agradezco el tiempo que te di y que me di, para salir del hoyo en el que me dejaste, me agradezco mi paciencia y el tiempo para escalar, me agradezco no haber corrido y aceptar que me dolías profundamente. Recorrido nuestros errores y esperar aunque hubo veces que creí que no podía más, mírame aquí estoy tan fresca como ayer, con la sonrisa en los ojos y los dientes para morder la vida y comerme lo que se me atraviese… 

y agradéceme toda tu vida que te haya regalado la mitad de mi vida, la mitad de mis lágrimas con las que hice un océano para ti, para que vengas a ahogarte el día quieras… por ejemplo; cuando vuelvas a recordarme y sientas mi hueco en tu lado izquierdo, y sepas que era yo quien una vez te dio vida. 



¡¡¡Felicidades tienes una ex preciosa.!!!

Comentarios

Marisol Cázares ha dicho que…
Preciosísima <3
Marisol Cázares ha dicho que…
Preciosísima <3
Anónimo ha dicho que…
Mateo 4:17 Arrepentios, porque El Reino de los Cielos se ha acercado. Mateo 18:11 Porque El Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se habia perdido.

Entradas populares de este blog

"Lo que con los años he aprendido"

"Que hay distintas flores en un mismo ramo
que no tienen porque llevarse bien.
Que si tú me dices ven
e inmediatamente lo dejo todo,
es porque no había nada que dejar antes.

Que una ruptura es una muerte
donde puedes ver al difunto burlarse de ti.
Que hacerse inmune a la fragilidad
es morir cada día de crudeza, sostenibilidad y hierro,
que por la grietas también se respira,
que hay que romperse para coger aire
que por querer ser siempre de alambre
uno atraviesa mi corazón.

Que ningún perro merece morir
por culpa de la puta rabia.
Que si no te vuelven a buscar
después de mandarte a la mierda,
si no te enseñan a llorar lo mordido
sin abandonarte del todo, nunca han estado contigo. Que es de inútiles confundir maldad con torpeza.
Que yo me rió a otro volumen cuando somos tu y yo.
que tú y yo somos un ejército y nosotros
un peligro inminente de fractura.

Soportemos la grieta. Que olvidar de dónde vienes es no saber a dónde ir
que a veces las cosas no salen bien
porque no l…

Lo cierto es que te quise.

Nada que perder.
Te espere tres largos meses sin darme cuenta, tres meses que hasta entonces no había ocurrido nada y fue ahí, en ese momento en que lo descubrí, me descubrí; triste y apagada, esperándote en el último rincón de la esperanza con apenas un rayo de luz tocando mi oscuridad. Y no fue hasta entonces, en ese instante que sin ganas tuve que aceptar que te perdí, que debía buscar fuerzas, que lo único que realmente vendría con el tiempo y a quien tenía que esperar era a la resignación y más tarde el olvido, que no podía seguir manteniendo mis manos en puños y te solté, poco a poco muy despacio y con delicadeza deje que por fin empezaras a diluirte entre mis dedos, mientras mis lágrimas decían acompañarte porque no soportaban que te fueras, que te dejara. 
Cuantas veces caí llorándote, cuantas veces quise llamarte e ir a tu casa y buscarte pero ¿a qué iba? ¿Qué iba a decirte? llegaría con todo mi amor pero sin palabras, sin motivos. Cuantas veces, cuantas noches te añore en …

La noche a nuestro favor

Una, dos… tres noches,
ni siquiera recuerdo ya
cuantas veces me perdí en la oscuridad.

El cielo,
la noche,
tú coche,
tú y yo.

La aventura,
mi curiosidad,
las ganas…
Tú voz, tus palabras.

Su abandono…
Su olvido…

La locura,
mi locura.

Mis locas ganas de volar
de desprenderme de la moral
y someterme a los caprichos
de los deseos más profundos.

Tus manos.
tu delicadeza,
y mi pasión arrebatadora.

Mi cuerpo sumergido
en el placer de tu lengua,
mis senos erguidos
al capricho de tus dedos,
los vidrios empañados de mis gemidos.
Mis dientes mordiendo
tu cuello,
tú boca,
tú espalda.

Tus manos en mi cuello...
tus manos apretando
mi piel,
mis nalgas,
mi espalda,
mis senos.

Tú saliva escurriendo
sobre mi cuerpo
mi lengua saboreando
el dulce salado de tu altivez,
mis oídos embriagados
con el sonido de tu respiración

Tú lengua con mi lengua mojándose.
Y la noche…
La noche jugando a nuestro favor.