Ir al contenido principal

Vuelve y quédate

Dijiste que me querías, ¿no?, entonces vuelve, vuelve a abrazarme, vuelve a tomarme de la mano para cruzar la calle, porque sabes que soy atrabancada, que regresen las pláticas sin sentido a las cinco de la tarde y las profundas a las cuatro de la mañana; vuelve a reclamarme porque no te respondo los mensajes, porque estoy trabajando o vuelve a ponerme triste porque entraras a trabajar y no hablaremos en unas horas, vuelve a ir por mí al trabajo, a esperarme con una taza de café, vuelve a llevarme a mi casa a cambio de unos besos, vuelve y quédate.

Vuelve a cenar conmigo, vuelve a acompañarme a museos, aunque sepas que puedo durar horas viendo la misma pintura, vuelve a prepararme hot cakes en la cocina de tu casa, aunque tú prefieras una manzana, vuelve a regañarme por no tomarme mis medicamentos, vuelve a preocuparte porque no quiero comer o porque tengo ganas de llorar, vuelve y quédate.

Déjame volver a invitarte a cenar, déjame llevarte un chocolate en tu hora libre, déjame ir a besarte cuando salgas, vuelve a verme aunque tengas mil cosas que hacer, vuelve a decirme que puedes verme media hora y que terminen siendo dos por no querernos despedir, vuelve a terminarte mi plato, porque lo que pedí era demasiado para mí, vuelve a callarme en el cine, porque quiero comentar toda la película y todo me da risa, vuelve a ser mi mejor amigo, vuelve y quédate.

Vuelve a callarme con un beso, cuando te armo una escena de celos sin razón, vuelve a besarme la frente, porque estamos enojados, pero ya tienes que regresar a tu casa. Vuelve y cuéntame todo de tu día, aunque haya cosas que no entienda, vuelve, que te preparo un café, vuelve a estresarte y enojarte con el mundo y desahógate conmigo. Vuelve a pelearte conmigo por pequeñas cosas, porque somos tan iguales y a la vez tan distintos, vuelve y quédate.

Vuelve a dormir conmigo, vuelve a no dormir conmigo, que vuelvan nuestras borracheras, y ser chistosos juntos, vuelve a cenar una crepa, porque prefiero dulce, aunque tú querías hamburguesa,vuelve a conocer lugares conmigo, vuelve a salir de la rutina juntos, que vuelvan las salidas extrañas, espontáneas y las planeadas, volvamos a hacer cosas diferentes, vuelve a abrazarme aunque mueras de calor, sólo porque yo te lo pido, vuelve a hacer el ridículo, vuelve y quédate. 

Que vuelvan tus bromas pesadas, vuelve a burlarte de mí, para después decirme que no llore y abrazarme, vuelve a escaparte conmigo, vuelve a ponerte nervioso porque me gusta verte mucho tiempo, déjame volver a verte dormir.

Volvamos a buscar lugares escondidos, para besarnos y que nadie nos vea, que vuelvan nuestras aventuras incontables, vuelve a mandarme selfies mandándome besos en todo momento, vuelve a dejar tu aroma en mi blusa y tu beso en mi mejilla, vuelve a hacerme piojito, déjame volver a besarte la nariz, déjame volver a escribirte, déjame mirarte dormir, vuelve a dejarme robarte tu playera, vuelve a contar tus chistes malos, que me da risa de no entender, vuelve a robarme carcajadas, vuelve a hacerme reír, vuelve a cantar en el carro conmigo, que regresen nuestras tardes de fin de semana y las mil cosas qué hacer.

Vuelve a abrazarme por la espalda, vuelve a oler mi cabello, vuelve a dejarme escoger tu ropa, vuelve a preguntarme si estoy bien cuando sepas que no lo estoy, vuelve a escuchar las historias que me emocionan, aunque te las haya contado quince veces, vuelve a decirme “qué bonita estás” y hacerme sentir como princesa. Vuelve a despertar conmigo, vuelve y quédate.

Que regresen tus besos, tus manías, tus miedos, tus chistes, tu risa, tus brazos, tu espalda, que regrese tu paciencia e impaciencia, que regrese tu inteligencia, que regresen tus cicatrices, tus buenos días, tus buenas noches, que regresen tus apodos, que regresen tus chistes y risas, 

Vuelve y quédate.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Lo que con los años he aprendido"

"Que hay distintas flores en un mismo ramo
que no tienen porque llevarse bien.
Que si tú me dices ven
e inmediatamente lo dejo todo,
es porque no había nada que dejar antes.

Que una ruptura es una muerte
donde puedes ver al difunto burlarse de ti.
Que hacerse inmune a la fragilidad
es morir cada día de crudeza, sostenibilidad y hierro,
que por la grietas también se respira,
que hay que romperse para coger aire
que por querer ser siempre de alambre
uno atraviesa mi corazón.

Que ningún perro merece morir
por culpa de la puta rabia.
Que si no te vuelven a buscar
después de mandarte a la mierda,
si no te enseñan a llorar lo mordido
sin abandonarte del todo, nunca han estado contigo. Que es de inútiles confundir maldad con torpeza.
Que yo me rió a otro volumen cuando somos tu y yo.
que tú y yo somos un ejército y nosotros
un peligro inminente de fractura.

Soportemos la grieta. Que olvidar de dónde vienes es no saber a dónde ir
que a veces las cosas no salen bien
porque no l…

La noche a nuestro favor

Una, dos… tres noches,
ni siquiera recuerdo ya
cuantas veces me perdí en la oscuridad.

El cielo,
la noche,
tú coche,
tú y yo.

La aventura,
mi curiosidad,
las ganas…
Tú voz, tus palabras.

Su abandono…
Su olvido…

La locura,
mi locura.

Mis locas ganas de volar
de desprenderme de la moral
y someterme a los caprichos
de los deseos más profundos.

Tus manos.
tu delicadeza,
y mi pasión arrebatadora.

Mi cuerpo sumergido
en el placer de tu lengua,
mis senos erguidos
al capricho de tus dedos,
los vidrios empañados de mis gemidos.
Mis dientes mordiendo
tu cuello,
tú boca,
tú espalda.

Tus manos en mi cuello...
tus manos apretando
mi piel,
mis nalgas,
mi espalda,
mis senos.

Tú saliva escurriendo
sobre mi cuerpo
mi lengua saboreando
el dulce salado de tu altivez,
mis oídos embriagados
con el sonido de tu respiración

Tú lengua con mi lengua mojándose.
Y la noche…
La noche jugando a nuestro favor.

Lo cierto es que te quise.

Nada que perder.
Te espere tres largos meses sin darme cuenta, tres meses que hasta entonces no había ocurrido nada y fue ahí, en ese momento en que lo descubrí, me descubrí; triste y apagada, esperándote en el último rincón de la esperanza con apenas un rayo de luz tocando mi oscuridad. Y no fue hasta entonces, en ese instante que sin ganas tuve que aceptar que te perdí, que debía buscar fuerzas, que lo único que realmente vendría con el tiempo y a quien tenía que esperar era a la resignación y más tarde el olvido, que no podía seguir manteniendo mis manos en puños y te solté, poco a poco muy despacio y con delicadeza deje que por fin empezaras a diluirte entre mis dedos, mientras mis lágrimas decían acompañarte porque no soportaban que te fueras, que te dejara. 
Cuantas veces caí llorándote, cuantas veces quise llamarte e ir a tu casa y buscarte pero ¿a qué iba? ¿Qué iba a decirte? llegaría con todo mi amor pero sin palabras, sin motivos. Cuantas veces, cuantas noches te añore en …