Ir al contenido principal

Me dolió.

Me dolió que me echaras de tu vida, no hablo de que te fueras y no regresaras más, aunque eso también me dolió. Quizá fue lo mejor para los dos o lo más cruel o estúpido que hayamos hecho, algo que no sabré... Hablo de que me echaras de tu vida de esa forma diferente que duele aún más; que me echaras de tu corazón así como si nunca me hubieses querido, como si en verdad jamás te hubiese importado, que me hayas reemplazado tan fácil, me dolió porque pareciera que de la noche a la mañana se te esfumo el amor. Saber que me habías abandonando desde mucho antes que decidiéramos partir. Yo me fui con las maletas llenas de amor las cuales pesaron mucho e hicieron mi partida más difícil y más lenta, camine muy despacio, en cambio tú te fuiste ligero como un ave que hasta pudiste volar. Me apartaste de tu vida como si no mereciera un poco de dolor, me borraste de tu alrededor como si no te importara en absoluto.

Me dolió.... pero no de ese dolor que tú conoces, de ese dolor que tú puedes pensar o imaginar, no, este dolor es diferente no lo podrías entender no es un dolor superficial ni tiene que ver con el orgullo o el ego del ser humano, creo que este dolor va ligado con el alma, el espíritu, con la vida, es universal algo que pocos entendemos… sigue doliendo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Lo que con los años he aprendido"

"Que hay distintas flores en un mismo ramo
que no tienen porque llevarse bien.
Que si tú me dices ven
e inmediatamente lo dejo todo,
es porque no había nada que dejar antes.

Que una ruptura es una muerte
donde puedes ver al difunto burlarse de ti.
Que hacerse inmune a la fragilidad
es morir cada día de crudeza, sostenibilidad y hierro,
que por la grietas también se respira,
que hay que romperse para coger aire
que por querer ser siempre de alambre
uno atraviesa mi corazón.

Que ningún perro merece morir
por culpa de la puta rabia.
Que si no te vuelven a buscar
después de mandarte a la mierda,
si no te enseñan a llorar lo mordido
sin abandonarte del todo, nunca han estado contigo. Que es de inútiles confundir maldad con torpeza.
Que yo me rió a otro volumen cuando somos tu y yo.
que tú y yo somos un ejército y nosotros
un peligro inminente de fractura.

Soportemos la grieta. Que olvidar de dónde vienes es no saber a dónde ir
que a veces las cosas no salen bien
porque no l…

Lo cierto es que te quise.

Nada que perder.
Te espere tres largos meses sin darme cuenta, tres meses que hasta entonces no había ocurrido nada y fue ahí, en ese momento en que lo descubrí, me descubrí; triste y apagada, esperándote en el último rincón de la esperanza con apenas un rayo de luz tocando mi oscuridad. Y no fue hasta entonces, en ese instante que sin ganas tuve que aceptar que te perdí, que debía buscar fuerzas, que lo único que realmente vendría con el tiempo y a quien tenía que esperar era a la resignación y más tarde el olvido, que no podía seguir manteniendo mis manos en puños y te solté, poco a poco muy despacio y con delicadeza deje que por fin empezaras a diluirte entre mis dedos, mientras mis lágrimas decían acompañarte porque no soportaban que te fueras, que te dejara. 
Cuantas veces caí llorándote, cuantas veces quise llamarte e ir a tu casa y buscarte pero ¿a qué iba? ¿Qué iba a decirte? llegaría con todo mi amor pero sin palabras, sin motivos. Cuantas veces, cuantas noches te añore en …

Hace tiempo...

Hace tiempo que no escribo cartas, ni compro rosas para regalar, hace tiempo que no cocino para nadie que no sea yo, no me levanto temprano para preparar el desayuno y que la mesa esté lista para cuando él despierte. Hace tiempo que no espero a nadie con la cena puesta. He dejado de buscar canciones para dedicarlas, he dejado las ganas de agarrar la guitarra para aprenderme alguna tonta canción y cantarla en su cumpleaños. 
No he vuelto a salir de casa a la mitad de la noche y atravesar la ciudad con globos en las manos solo para decir te amo, no he vuelto hacer el ridículo de gritar en los parques te amo y que un amigo aparezca gritándome loca, no he vuelto a robar las llaves para que se quede y no vaya a casa, no he vuelto a suplicar: -quédate esta noche.-
No he vuelto a preparar el desayuno, no he vuelto a preparar chocolate ni comprado conchas para pasar las tardes lluviosas bajo las sabanas viendo alguna película cursi.
No he vuelto a ser yo desde aquel día que una parte de mí s…