Ir al contenido principal

De la clase a la practica.

Como todos los días yo te esperaba…
 Te esperaba pasar a la misma hora y en la misma banca. Aquel día pasaste una hora antes que de costumbre  por aquel sitio. Y yo embobada te miraba lunática, me imaginaba entre tus brazos respirando de tu aliento y tu robando el mío.
De pronto ocurrió lo inesperado, esta vez no pasaste con prisa a tu destino. Te detuviste justo frente a la banca en la que yo estaba sentada esperando mirarte pasar. Te dirigiste hacia a mí, y mis  nervios comenzaron a subir y el corazón a latir más rápido, pero supe controlarme. Te sentaste a mi lado y abriste un libro en el que pusiste toda tu atención, no me mirabas y yo temblaba… Te tenía tan cerca y tan inalcanzable a la vez, moría por tocarte, mis manos ansiaban sentir tu piel, descubrir tu textura milímetro a milímetro, conocer los viajes a través de tus manos, mi cuerpo empezaba a tensarse y un calor extraño pero dulcemente ardiente invadía con rabia mi locura, necesitaba sentirte, cada vez te quería más cerca,  te quería tan, tan cerca, tan cerca que no fuera posible distinguir nuestros dos cuerpos en una figura. Mi mente empezaba extasiarse y divagaba tan libre por todo tu cuerpo como si lo conociera desde tiempo antes. No podía resistirme más, mi piel empezaba a quemarse con la imaginación de tu cuerpo sobre el mío. Mis ojos se cerraron despacio y mi lengua mojada rodeaba mis labios muy suavemente y mis piernas querían abrirse para ti. Si, deseaban tenerte entre ellas…
Y pensaba ¿todo esto solo con tú cercanía? Y me preguntaba ¿Qué seria poder tocarte y volverte realidad?, mis ganas se empapaban.
No pude más, abrí los ojos y me arroje sobre tú cuerpo, te tome con furia la cara y traje tu boca hacia la mía, y te bese con ese deseo  que solo da la lujuria demente de mi lengua y la complicidad de tu saliva con la mía.
 Me detuve para mirarte y ahí estaba a mi encuentro tu mirada más ardiente profundizando mis deseos más absurdos de querer ser tuya, en ese instante, en ese lugar.
Me sujetas de la nuca y me acercas a tu cara para besarme, pero te detienes con la respiración entre cortante, y luego prosigues a besarme apasionadamente. En ese momento supe que me perdí, que ya no era yo.
Tus manos, Tus dulces manos (las recuerdo perfecto) empiezan a buscar mi piel desnuda mientras me susurras al oído: te deseo, te deseo justo aquí y ahora, quiero liberar tus tersas piernas para mí, quiero saborear toda la miel de ellas, quiero escuchar cada gemido con el eco de mi nombre. Y siento como el deseo se apodera de mí, como mi parte más íntima se humedece y desemboca un río de sensaciones, te desea, quiere cogerte, quiere llenarse de ti. Me arrojo a tu boca y nos besamos desordenadamente, después un poco más lento y volvemos a querer devorarnos con nuestros labios mojados, nuestras bocas llenas de saliva. Nuestras lenguas húmedas rosando detrás de nuestras orejas, de nuestros cuellos y poco a poco nos empezamos a acariciar, con esa explicita idea de llegar a todo, y cada beso, cada caricia me acelera más, quiero hacerlo ya,no puedo esperar, quiero sentirte ahora dentro de mí, quiero esta fantasía inesperada cumplida entre tu cuerpo.
Y así, tras besos y caricias mis manos se acercan más al lugar deseado. Y mi mano resbala sobre tu pantalón lentamente, siente tan majestuoso miembro rígido, y se me antoja aún más, mi boca se vuelve agua, bajo tu bragueta y lo libero de aquel escondite para encerrarlo en mi boca caliente masajeando cada centímetro con mi  lengua empapada de saliva como cual perro babeando y la paso por todo tu delicioso miembro sin evitar que mi boca escurra y moje tus redondas superficies, las lamo como si fueran el ultimo helado de vainilla y chupo desde la parte más escondida donde nacen tus orgasmos hasta la punta donde está mi cielo, empujo mi boca para tragármelo todo hacia la profundidad que da mi garganta con movimientos hacia arriba y abajo, subir y bajar del cielo en segundos. Mi lengua sigue jugando alrededor de la punta y luego sobre todo el torso y lo envuelvo con ella y vuelvo a chupar rápido, lento,  fuerte, despacio.
Te levantas, me volteas y me recargas sobre aquella banca cómplice ahora de los dos, me tomas de la cintura y siento como te resbalas deliciosamente dentro de mí, ah! se siente tan bien, te disfruto. Siento como mi cuerpo se calienta, mis mejillas suben de color, la pasión arde en todo mi interior, ardo con contigo, es una locura. Gimo,  muerdo y saboreo tus dedos mientras mordisqueas mi cuello salvaje con la exacta combinación de la dulzura en cada mordida justo a la medida de mi perversión, mientras tus manos acarician mis senos y mis pezones se erizan, te suplico que los aprietes, que los muerdas que los tortures a tu antojo, no me tengas piedad apriétame cada extremidad de mi piel, apriétame a tu vida... Obedeces a la perfección de mi cuerpo, te mueves más rápido al compás de mis sentidos duro sin parar sin piedad y me vuelves loca, me matas.
Sales de mí y te sientas mientras me pides que monte sobre tu cuerpo, me abro de piernas dejándote justo en medio de ellas y me voy bajando poco a poco e introduciendo tu infierno dentro de mí, me quemo, no quiero dejar de arder quiero derretirme de ti, de tu infierno al cielo al que me transportas. Subo, bajo chupas y muerdes mis senos, tus manos rodean mis nalgas las tomas de forma en que se abran mientras haces que no deje de saltar sobre ti y cada vez la respiración se me acelera, mi excitación está al límite, mi lujuria arde como nunca, me trastornas, cada uno de tus movimientos es un viaje extremo a mi vida. Siento como se tensan mis piernas y me pierdo, me vuelvo loca, gimo, grito, quiero más: quiero que no dejes de apretarme a tu piel, que no dejes de cogerme, ¡cógeme! no salgas de mí, no pares, quiero que me muerdas, que no dejes de someterme a ese placer tan delicioso, soy todo fuego contigo, ¡soy  tuya!  
Sigue así, me encanta, quiero llenarme de ti, quiero que tus jugos y los míos escurran sobre mis piernas. Ya no puedo más estoy envuelta en múltiples sensaciones, ardo, me quemo, me derrito y me suelto, caigo rendida sobre tu pecho…
Unos segundos y te levantas muy despacio, cuidadosamente me pones en el suelo aun lado de aquella banca, ahora tu cuerpo esta sobre el mío y aun no termino de sentir todas esas sensaciones cuando me abres las piernas de forma ruda te sumerge nuevamente en mí lo haces duro y salvaje, gimes tan perfectamente mezclado con mis latidos mientras me dices; estas deliciosa, me fascinas es tan rico cogerte y poseerte; y a mí me encanta escucharte, cierro los ojos para disfrutarte más adentro de mí  y de pronto siento el espesor de tus jugos calientes sobre mi cuerpo y me riegas completa de ellos, 
siento la lluvia perfecta sobre mí, 
de esa que moja hasta en los recuerdos,
y me siento tan leve en ese paisaje fugas.


Abro los ojos y alzo la mira, 
solo estoy yo y la imaginación que me das.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Lo que con los años he aprendido"

"Que hay distintas flores en un mismo ramo
que no tienen porque llevarse bien.
Que si tú me dices ven
e inmediatamente lo dejo todo,
es porque no había nada que dejar antes.

Que una ruptura es una muerte
donde puedes ver al difunto burlarse de ti.
Que hacerse inmune a la fragilidad
es morir cada día de crudeza, sostenibilidad y hierro,
que por la grietas también se respira,
que hay que romperse para coger aire
que por querer ser siempre de alambre
uno atraviesa mi corazón.

Que ningún perro merece morir
por culpa de la puta rabia.
Que si no te vuelven a buscar
después de mandarte a la mierda,
si no te enseñan a llorar lo mordido
sin abandonarte del todo, nunca han estado contigo. Que es de inútiles confundir maldad con torpeza.
Que yo me rió a otro volumen cuando somos tu y yo.
que tú y yo somos un ejército y nosotros
un peligro inminente de fractura.

Soportemos la grieta. Que olvidar de dónde vienes es no saber a dónde ir
que a veces las cosas no salen bien
porque no l…

Lo cierto es que te quise.

Nada que perder.
Te espere tres largos meses sin darme cuenta, tres meses que hasta entonces no había ocurrido nada y fue ahí, en ese momento en que lo descubrí, me descubrí; triste y apagada, esperándote en el último rincón de la esperanza con apenas un rayo de luz tocando mi oscuridad. Y no fue hasta entonces, en ese instante que sin ganas tuve que aceptar que te perdí, que debía buscar fuerzas, que lo único que realmente vendría con el tiempo y a quien tenía que esperar era a la resignación y más tarde el olvido, que no podía seguir manteniendo mis manos en puños y te solté, poco a poco muy despacio y con delicadeza deje que por fin empezaras a diluirte entre mis dedos, mientras mis lágrimas decían acompañarte porque no soportaban que te fueras, que te dejara. 
Cuantas veces caí llorándote, cuantas veces quise llamarte e ir a tu casa y buscarte pero ¿a qué iba? ¿Qué iba a decirte? llegaría con todo mi amor pero sin palabras, sin motivos. Cuantas veces, cuantas noches te añore en …

La noche a nuestro favor

Una, dos… tres noches,
ni siquiera recuerdo ya
cuantas veces me perdí en la oscuridad.

El cielo,
la noche,
tú coche,
tú y yo.

La aventura,
mi curiosidad,
las ganas…
Tú voz, tus palabras.

Su abandono…
Su olvido…

La locura,
mi locura.

Mis locas ganas de volar
de desprenderme de la moral
y someterme a los caprichos
de los deseos más profundos.

Tus manos.
tu delicadeza,
y mi pasión arrebatadora.

Mi cuerpo sumergido
en el placer de tu lengua,
mis senos erguidos
al capricho de tus dedos,
los vidrios empañados de mis gemidos.
Mis dientes mordiendo
tu cuello,
tú boca,
tú espalda.

Tus manos en mi cuello...
tus manos apretando
mi piel,
mis nalgas,
mi espalda,
mis senos.

Tú saliva escurriendo
sobre mi cuerpo
mi lengua saboreando
el dulce salado de tu altivez,
mis oídos embriagados
con el sonido de tu respiración

Tú lengua con mi lengua mojándose.
Y la noche…
La noche jugando a nuestro favor.