Ir al contenido principal

Siempre una ultima vez...

He decidido escribirte una vez más, antes de marcharme, sí, me voy, ¿a dónde? no muy lejos, ¿cuánto tiempo? No importa, ni siquiera notaras mi ausencia en esta enorme ciudad. necesito un aire diferente y unas cuantas cosas que pensar más, pero no me voy con esa idea, el motivo es otro ni siquiera sé si tendré tiempo para pensar, en fin, he decidido escribir antes de partir solo porque no quiero llevarme las maletas pesadas de palabras cargadas de sentimiento, te escribo otra ultima vez para deshacerte, para hablar, para decirte lo que hasta ahora no era capaz de aventarle al aire y a tu recuerdo, hoy lo hago, quiero irme ligera y por eso he decido no guardar este escrito en mi maleta. Debo volver pero no sé si en esa vuelta regrese, por eso te escribo antes de irme por si algo se queda por haya abandonado, por ejemplo mis lágrimas en las que hay trocitos de ti, los pedazos de amor que me quedaron y los haga polvo y decida soplarlos. Cuando vuelva todo seguirá igual, lo sé, cada cosa en su lugar pero quizá no sea lo mismo y pierdan significado, y antes de eso he querido sacarme unas cuantas cosas que aun llevo adentro, y ya no quiero cargar más, te darás cuenta que mi escrito al final resultara un tanto confuso y contradictorio pero si lo logras entender podrás saber un poquito de lo que digo y a lo que me refiero.

Quiero que antes de cualquier cosa entiendas, que estas palabras son mi escrito y este papel es mi espacio, que todo lo que está aquí es un desahogo más de tantos creo que el ultimo (ahora estoy más segura cuando me atrevo a decirlo), que no tiene otra intención más que dejar palabras, que no tienes que molestarte ni juzgarme, bien, puedes romper la hoja y colocarla en un cesto de basura. Que hablo con una hoja imaginando que eres tú el que me escucha, que puedo ser y que tú puedes quedarte con tus verdades y tu razón a mí solo déjame con mis escritos: 

Ya ha pasado tiempo, yo no sé si es mucho o es poco. Pero si sé que no ha sido el suficiente para olvidar lo que siento por ti. Sabes, es como mantenerme en medio del fuego y el hielo, algo así, no sé si me entiendas, cuando veo el tiempo me asusto y siento un vacío enorme, siento que ha pasado bastante y no quiero que el tiempo siga avanzando quisiera pararlo, todos los días, me pone a un paso a una distancia más lejos de ti y me duele, al mismo tiempo que siento que aquí adentro no ha pasado tiempo que es como si apenas hubiese sido ayer cuando te abrazaba por última vez que te sigo queriendo como si toda esta distancia y tiempo no hubiese pasado entre nosotros, y sufro cuando me doy cuenta de mi realidad del tiempo en mi reloj y el calendario, en lo triste que aun llevo en los ojos, y las pocas ganas de hacer todo sin ti. Te he extrañado todos los días. Me doy cuenta que me sigo tropezando con tu recuerdo, no sé qué ha pasado estos últimos días que me ha dado por volver a la tristeza y me vuelvo a ver en el mismo lugar que me dejaste, que de repente me vuelvo a descubrir llorándote que parece que en vez de que todo avance todo empieza a retroceder. Mis sueños todavía intentan abrazarte pero es inútil, tu presencia en ellos ya tampoco está, ni siquiera tu sombra prevaleció en ellos, sé que en algún lugar de mis sueños en otro extremo todavía existes, entiendo que empiezas a borrarte de mis cosas y de mis días y aunque a veces pareciera que no, ya has empezado a desvanecerte de mis manos, ya no recuerdo tu risa, ni si alguna vez me hablaste con amor, ni el sonido que tenía mi nombre en tu boca, he olvidado lo que era tenerte tan cerca de mí que a veces lo anhelo tanto, los pocos gestos que aun puedo recordarte los siento muy distantes de mi como si solo hubiesen sido parte de un sueño, tu imagen, tu presencia empiezan a diluirse de mi vida, pero aunque todo esto empieza por tener un fin te hecho muchísimo de menos tal vez será que las dos cosas me están llevando al final agarrándome las dos de la mano, para no olvidar lo mucho que te quise y lo mucho que dolió, que el amor es lo más bonito pero que también sabe doler, no lo sé, me resulta extraño quererte tanto aun y empezar a olvidar esa parte de materia que te hace existente en el espacio. Es algo así como si hubieses muerto, un ser que no existe y que el dolor de su ausencia es infinitamente vacía, ¿me entiendes? es amar tanto, demasiado, pero saber que lo que amas ya no existe, que no hay nada que hacer, porque ya no está, que hagas lo que hagas y esperes, lo que esperes, jamás volverás a estar con esa persona, con ese amor, jamás podrás volver a acceder a él, porque ya no está, ya no existe, ya no vive. Así es esto; moriste, mueres en mis días, en mi vida y en mi mundo, solo sigues sobreviviendo dentro de mí, y cuando mueres simplemente te da la gana de resucitar y contigo mi dolor. 

Ojala alguna vez hubieras podido escuchar mi corazón en el tuyo, quizá tengo la maldita esperanza guardada en el pasado que solo así, hubieras podido entender lo que me pasaba y lo que me hacías sentir, lo mucho que necesitaba de ti, de tu amor, de tus besos y que quizá ahorita no estaría yéndome con la intención de terminar de soltarte de mí, que no estaría escribiendo este texto y que tal vez podríamos seguir escribiendo una historia juntos, pero no es así, y todo esto existe. Que he comprendido que no fuimos diferentes pero si distantes y yo siempre lo he preferido al revés por eso mi terquedad de arribarme a tu costado. Que soy sincera con las personas que me importan y al resto simplemente no los cuento en mis historias, sé que el traje de novios nos quedó grande, pero creo que no te diste cuenta que debajo de mis sábanas sólo entran las personas. Así que me voy con un buen sabor de boca, sabiendo que lo que te dije, lo dije desde adentro. Quizá yo me lo pierdo o quizá tú no lo vales. Quién sabe.

Siempre me despierto pensando en ti con alguien en mi cabeza susurrándome tu nombre, y me despierto pronunciándote, pero mis ojos solo ven los rayos del sol atravesando mi ventana y el hueco enorme que has dejado en mi cama, te extraño, te quiero.... la palabra que ya no te he vuelto decir y que no he querido pronunciar, pero hoy quiero soltarla: Te amo, si, aun te amo con todas mis fuerzas, no entiendo, no sé cómo es que sigues estando tan adentro de mí, pero tampoco me preocupa entenderlo, hay cosas que simplemente suceden y no tienen explicación. Te amo a pesar de todo lo que ha pasado a pesar de toda esta distancia que nos separa, a pesar de mí.

A veces, te confieso que todavía pienso que algún día podría volver a estar en tus brazos y sonrió como tonta, claro, mis pensamientos acaban por hacerse polvo cuando me doy cuenta que el amor es de dos y amar es de uno, y me he quedado sola con eso. Ahora solo me gustaría abrazarte solo eso, apretarte a mi vida y después deshacerte; esto pensaba ayer, y todos estos últimos días, esto deseaba, esto quería simplemente abrazarte, sin palabras, sin nada solo soltarme un rato en tus brazos, hoy no sé, si pudiera abrazarte por que no se, si sería capaz de soltarte e irme, hoy creo que está bien tu ausencia, está bien no volver a estar en tus brazos aunque lo anhele tanto, está bien cuando me doy cuenta que de ser posible, todo esto poquito que he avanzado se pondría de cabeza y me volvería aferrar a tus dedos.

A veces quisiera llamarte y preguntarte ¿cómo estás? y que expliques algunas de mis dudas, ¿por qué? ¿Por qué todo esto? ¿Acaso no lo merecíamos? ¿Merecíamos acabar así? ¿Yo me lo merecía? Creo que no, yo creí que por lo menos sobraba cariño, yo me quede con que no habíamos terminado bien pero por lo menos tampoco mal, y creo que me equivoque y me seguía comiendo tus mentiras con las mías, cuando pensaba y recordaba lo que me decías; que no me dejarías sola, pero no solo te fuiste, también me abandonaste, te olvidaste de mí, y no pude entenderte, ni comprender nada. Creo que merecíamos otro final menos cruel ¿no crees? “un adiós con anestesia" o tal vez es que yo aún te quería y a ti simplemente no te importo más, no sé… Supe muchas cosas las cuales tal vez hubiera preferido no saber, pero lo único que realmente sentí fue la respuesta de tu actitud, sé que me has borrado de tu vida y me has olvidado. Y sabes, lo he aceptado. 

A veces me gustaría acercarme desde alguna ventana y verte desde ahí, pero sabes; un día yo también decidí ponerle puertas a tu vida en medio de la mía y las cerré me las he vuelto a topar de frente y me da la tentación de abrirlas de nuevo o de asomarme tan solo segundos por una pequeña rendija a ella, pero no lo hago, solo me inunda la tristeza de saber todo lo que se queda detrás de esas puertas, una parte de mi vida también está ahí, me quedo pasmada de pensarlo, de recordarlo de ver esas puertas y me paso de largo… no hay más me digo a mi misma; todo va a pasar, todo va a estar bien, así tiene que ser, pase lo que pase siempre pasa, algún día estas puertas de aquí adentro también se cerraran yo lo sé... a veces se me sueltan las ganas de hacerte saber lo mucho que te extraño lo mucho que aún no dejas de dolerme pero siento que ya nada vale, que en este escrito queda claro, que llego a sentir que hacértelo saber es seguir entregándote mi orgullo y mi dignidad como tantas veces lo hice, y por lo menos esas dos cosas ya no te pertenecen, pero irónicamente así me siento de ridícula cuando doy por terminado un escrito, como tonta, después solo dejo que sea, y hago como que no soy yo la que escribe porque nadie me ve por qué tú no me ves, porque yo no te veo, y porque creo firmemente que hace tiempo mis escritos no llegan a tu puerta y me siento más tranquila, no leerás mis ridiculeces ni lo tonta y cursi que me veo escribiendo babosadas sobre el desamor y entonces me siento libre de escribir para mí como si estuvieras tú.

No sé nada de tu vida ni tú de la mía pero espero que estés bien. Yo, yo estoy bien a veces me vuelve la tristeza como estos últimos días pero es normal, creo que mañana todo ira mejor. Aquí en mi vida han pasado muchas cosas pero nadie nuevo, hago cosas pensando en que siempre en cada una tu ibas a estar de mi mano -lo caro que sale poner a una persona de tu mano para futuros- de los tuyos, ahora sigues a mi lado pero ya no de mi mano y no en ellos solo estas porque te llevo dentro, y yo no sé si algún día existí en los tuyos pero ahora no estoy y me da por pensar que compartir la cama con alguien es fácil pero compartir las derrotas, las risas, las ganas eso no es fácil de conseguir, se puede llenar la cama de muchos amores baratos pero tu mano y tus días siempre tendrán una parte vacía. Aquí es un desastre, todo está ordenadamente desordenado, solo así me entiendo; Estoy bien, y no sé si tu tengas dudas yo pienso que ninguna que desde que diste la vuelta lo demás se borró. yo me quede triste muy, muy triste, muy dolida, decepcionada, ilusionada y desilusionada, un poco arta y desgastada, hundida como mujer, creo que también con un poco de rencor, resentimiento y algunos reproches atorados y bueno el amor está de sobra mencionarlo (espero que lo entiendas), pero a pesar de todo, yo siempre habría estado para ti, estoy para ti no es que me necesites ni cuando lo hagas simplemente no podría abandonarte aunque el amor por ti hubiese dejado de existir, te prometí que siempre estaría, y aquí sigo parece tonto verdad, pero así es, muchas veces quise buscarte y no para volver, si no para hacerte saber que de todas la maneras yo siempre estaría para ti, sin embargo tu actitud me hizo saber que era mejor así, sin mencionar que las veces que intentaba hacerlo hubieron cosas que me demostraban que no debía mover ya nada y preferí no interrumpir tu vida y ser una piedrita en tu zapato, ahí fue cuando no supe que había pasado por que tu actitud, porque tu reacción así, hacia a mí, porque todo eso... 

Quisiera saber porque te expresas así, porque hablas así de mí, porque me describes de esa manera, las cosas no son como las cuentas, pero si eso te hace calmar tu conciencia y estar bien contigo es cosa tuya seguramente dirás que tu consciencia está limpia y tu diste todo, eso es una mentira más a ti mismo a todo y a todos, puede que tu consciencia este limpia porque nunca has tenido. Y me pregunto qué ganas con hacerme quedar como la mala? Sabes que no lo fui. Quisiera saber… o más bien, no, ya no quiero saber, esa es una de las partes que ya no me importa, en su momento busque explicaciones, en su momento quise saber, en su momento me dolía, en su momento me sentí enojada, en su momento me lastimaron, ahora ya no, es demasiado mustio para darle importancia. Eso creo ahora, ni siquiera debería tener espacio en este escrito, pero admito que fueron de las cosas que quise decir, que me trague y guarde silencio y de las que tenía que decir de alguna manera en algún lugar (aquí).

Yo por mi parte no he contado nada, porque nadie sabe lo que realmente pasaba entre los dos ni siquiera tu y yo, creo por mi parte que ya nos hemos juzgado muy duro entre los dos para permitírselo a terceras personas, nadie sabe lo que sentía cada uno, y nadie tiene derecho a juzgarte por tus errores solo yo sé hasta dónde me has lastimado, (aún sigo defendiéndote de las personas que me defiende, aun te protejo donde tú no puedes defenderte, aquí frente a mi tristeza) pero ya se acabó y esta historia se ha cerrado, una vez te prometí que jamás hablaría de ti ni de nosotros y lo he cumplido no he hablado de más, ni lo voy hacer, hoy cierro una etapa más de mi vida en ella te vas tú, no hablare de ti, no contare como te conocí, ni cómo ni porque me enamore de ti, no mencionare tu nombre jamás como si alguna vez me hubiese pertenecido, no hablare de los cumpleaños en los que me olvidabas abrazando a otras y no te importo y yo solo te quería a ti a mi lado, no hablare de las veces que me lastimaste, de nuestras peleas y las reconciliaciones, de la manera tan fría e indiferente con la que permanecías en mi vida ni de las tantas lagrimas que te llore, ni que existen poemas que escribí para ti, pensando en ti, no hablare de como terminamos ni de lo difícil que fue nuestro último año, ni tampoco de las promesas que no se cumplieron, de mis sueños de tu mano, no hablare de lo mucho que me costó desprenderte de mí, retirarme, ni cuánto tiempo paso para olvidarte, no hablare jamás de ti. Entre nosotros dos nunca éxito nada, no te conocí no me conociste, jamás hubo amor entre los dos, nunca me lastimaste, nunca te herí (y podremos volver a conocernos sin heridas) no existirán fantasmas tuyos para el que viene, has muerto, todo entre nosotros murió, yo también estoy muerta para ti, no existo.

Es irónico escribo porque la maleta está muy llena y no quiero llevarme más sentimientos rotos, pero te vas conmigo te llevo a mi costado, lo que no puedo prometerte ya, es que te traeré intacto de vuelta dentro de mí, quizá encuentre un lugar especial donde abandonarte, y si lo encuentro me asegurare de no volver a ese lugar amenos nunca sola.

Decido cerrar esta historia contigo, sin nombre para que no nos sepan encontrar, dejo las puertas a mi espalda y si alguna vez decido darme la vuelta para mirarlas solo será para ver lo lejos que estoy de ellas y me repetiré: nunca existió, nunca existió. Y volveré a darle la espalda y seguiré mi camino. 

Cierro esta etapa y sin embargo eso no significa que te he olvidado, que ya no te quiera más; no te he olvidado, te sigo echando tanto de menos, te sigo queriendo, todo el amor sigue intacto, pero es momento de despegar, de seguir, de volar. Es momento de cerrar ciclos, de aprender a volar con piedras en cada ala, es preciso hacerlo, esta no es una despedida más de las tantas que te he dicho porque despedirnos, ya está de sobra. Solo es un escrito para cerrar ciclos, dejar las heridas en el pasado y continuar. .. 

Decirte que me voy tranquila y sin rencores, que lo que vivimos ya pasó y hay que hacerle frente al presente sin ti, sin mí. Me voy como los grandes (sin que suene a vanidad), con las alas no completas pero sin resentimiento. Te deseo toda felicidad y lo mejor porque te quiero y siempre querré que lo que quise este bien, esto no es algo fácil de hacer y de sentir pero reconciliarme con el pasado, conmigo, contigo, es la mejor manera de hacerlo. no puedo evitar no llorar está de sobra decirte que este escrito esta sellado al final de la hoja con una lagrima como los tantos escritos antes de este, que este escrito ha sido como haber asistido –a nuestro funeral- (y en estas palabras se encierra todo, -entiéndelo-). 

Irme no significa que al volver ya no habrá nada de ti pero sé que al volver tus recuerdos con este amor me darán una tregua. Que pase, lo que pase, espero no volver a escribirte, aunque regrese y me dé cuenta que es imposible olvidarte, aunque te hecho tanto de menos, y vuelva a llorarte el año que resta. Pase lo que pase no intentare hacértelo saber en una hoja me apartare donde mis letras no sepan alcanzarte. 

Cuídate, te dejo un beso soplado desde mi mano, espero que el viento te lo haga saber… como la última caricia de cariño, de reconciliación y de paz que hago contigo, como el último rose de piel antes de dejar de existir… cuídate mi amor bonito (mi mentira más bonita).

…y una parte de mi quiere que estés, que me digas que todo este texto es una mentira…

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Lo que con los años he aprendido"

"Que hay distintas flores en un mismo ramo
que no tienen porque llevarse bien.
Que si tú me dices ven
e inmediatamente lo dejo todo,
es porque no había nada que dejar antes.

Que una ruptura es una muerte
donde puedes ver al difunto burlarse de ti.
Que hacerse inmune a la fragilidad
es morir cada día de crudeza, sostenibilidad y hierro,
que por la grietas también se respira,
que hay que romperse para coger aire
que por querer ser siempre de alambre
uno atraviesa mi corazón.

Que ningún perro merece morir
por culpa de la puta rabia.
Que si no te vuelven a buscar
después de mandarte a la mierda,
si no te enseñan a llorar lo mordido
sin abandonarte del todo, nunca han estado contigo. Que es de inútiles confundir maldad con torpeza.
Que yo me rió a otro volumen cuando somos tu y yo.
que tú y yo somos un ejército y nosotros
un peligro inminente de fractura.

Soportemos la grieta. Que olvidar de dónde vienes es no saber a dónde ir
que a veces las cosas no salen bien
porque no l…

Lo cierto es que te quise.

Nada que perder.
Te espere tres largos meses sin darme cuenta, tres meses que hasta entonces no había ocurrido nada y fue ahí, en ese momento en que lo descubrí, me descubrí; triste y apagada, esperándote en el último rincón de la esperanza con apenas un rayo de luz tocando mi oscuridad. Y no fue hasta entonces, en ese instante que sin ganas tuve que aceptar que te perdí, que debía buscar fuerzas, que lo único que realmente vendría con el tiempo y a quien tenía que esperar era a la resignación y más tarde el olvido, que no podía seguir manteniendo mis manos en puños y te solté, poco a poco muy despacio y con delicadeza deje que por fin empezaras a diluirte entre mis dedos, mientras mis lágrimas decían acompañarte porque no soportaban que te fueras, que te dejara. 
Cuantas veces caí llorándote, cuantas veces quise llamarte e ir a tu casa y buscarte pero ¿a qué iba? ¿Qué iba a decirte? llegaría con todo mi amor pero sin palabras, sin motivos. Cuantas veces, cuantas noches te añore en …

La noche a nuestro favor

Una, dos… tres noches,
ni siquiera recuerdo ya
cuantas veces me perdí en la oscuridad.

El cielo,
la noche,
tú coche,
tú y yo.

La aventura,
mi curiosidad,
las ganas…
Tú voz, tus palabras.

Su abandono…
Su olvido…

La locura,
mi locura.

Mis locas ganas de volar
de desprenderme de la moral
y someterme a los caprichos
de los deseos más profundos.

Tus manos.
tu delicadeza,
y mi pasión arrebatadora.

Mi cuerpo sumergido
en el placer de tu lengua,
mis senos erguidos
al capricho de tus dedos,
los vidrios empañados de mis gemidos.
Mis dientes mordiendo
tu cuello,
tú boca,
tú espalda.

Tus manos en mi cuello...
tus manos apretando
mi piel,
mis nalgas,
mi espalda,
mis senos.

Tú saliva escurriendo
sobre mi cuerpo
mi lengua saboreando
el dulce salado de tu altivez,
mis oídos embriagados
con el sonido de tu respiración

Tú lengua con mi lengua mojándose.
Y la noche…
La noche jugando a nuestro favor.