Ir al contenido principal

Tonta

Nunca sabrás cuanto tiempo te llore, cuanto tiempo pasó para que pudiera volver a sonreír, cuanto tiempo pasó para  olvidarte.
Las veces que escondí la cara en la calle y baje la mirada para que la gente no me viera llorar. Las tantas veces que me desperté buscándote, extrañándote, llorándote. Que no podía conciliar el sueño. Que me dejaste rota de mil maneras, que te odie rodeada de tanto amor que me quede sintiendo. No había día que no recordara la forma tan fría en la que me abrazabas y me besabas, la forma en que me gritabas y me reprochabas tantas mentiras, tu maldito egoísmo y mezquindad. Todas las palabras que me trague y ya no quise escribir.
Me sabia de memoria lo que harías, que me reventaba en la cara tus palabras llenas de orgullo y burla cuando me restregaste lo feliz y libre que te sentiste cuando no hubo nadie que te dijera nada, cuando no estaba a tu lado, aquel día que me dijiste que ya no tenías ganas de verme que ya no despertabas mas con ganas de estar conmigo, que me sentí tonta y poca cosa contigo, que a pesar de todo yo te amaba y soñaba y deseaba que todo iba a cambiar que íbamos a estar bien, que me habría quedado a tu lado otras 100 mil veces más solo para ser feliz aunque sea una sola vez contigo. Que me llenaba de coraje y tristeza de ver lo que fui contigo y ver que nunca valoraste nada que siempre estuve yo para ti incluso cuando no quisiste y yo era un cero a la izquierda, en tus peores escenas de celos yo sostuve tu mano y te miraba diciéndote que eras tú el único hombre que amaba, que no tenía ojos para nadie más (y en verdad no los hubo), que no te solté ni te di la espalda diciéndote “eres un pinche celoso” “si no me crees piensa lo que quieras” que te ponía a ti por encima de todo, mientras tú, tu que hacías, decirme todo lo lindo que te parecían las demás. Que probablemente nunca te diste cuenta, ni te darás y muy probablemente no te importa, pero que me hiciste mucho daño, que me lastimaste de muchas formas, que de ninguna manera quiero hacerme ver víctima, ni ahora ni nunca, que no me importa sea lo que sea, que no escribo para que me leas, sino para aventar el nudo de la garganta.
Que a veces llegue a mirarme con tristeza de ver en lo que había acabado, pero que me he recuperado un poco, no de ti, si no de lo que no era yo y me estorbaba, que no me importa reconocer que tuve una etapa de estupidez a tu lado, que te quise mucho, que me tenías a tus pies, no importa sincerarme y decir que una vez fui todo lo que no se debe ser por alguien, que no omito los días bonitos y las veces que fuiste lindo conmigo sin embargo todo eso está manchado.
Que lo que si te reprocho es haberme dejado vacía, sin ti, que me dieras la espalda que te fueras, no hablo del día que te fuiste para no volver y no regresaras, hablo de todas esas veces que estuviste a mí  lado fingiendo amor, hablo de las veces que necesite de ti y de tu amor y encontré indiferencia, hablo de tus fallas y tu poco valor para reconocerlas y cambiarlas, hablo de lo que desperdiciaste, hablo de lo que nunca jamás vuelve a ser…
Vamos la verdad no hablo de nada todo esto es un revoltijo ¿Hay mejor escrito que describa lo que estoy siendo, sintiendo y haciendo?

Tal vez un día escriba y describa como sobreviví… O tal vez ya nunca tenga las ganas ni las palabra para gastarlas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

"Lo que con los años he aprendido"

"Que hay distintas flores en un mismo ramo
que no tienen porque llevarse bien.
Que si tú me dices ven
e inmediatamente lo dejo todo,
es porque no había nada que dejar antes.

Que una ruptura es una muerte
donde puedes ver al difunto burlarse de ti.
Que hacerse inmune a la fragilidad
es morir cada día de crudeza, sostenibilidad y hierro,
que por la grietas también se respira,
que hay que romperse para coger aire
que por querer ser siempre de alambre
uno atraviesa mi corazón.

Que ningún perro merece morir
por culpa de la puta rabia.
Que si no te vuelven a buscar
después de mandarte a la mierda,
si no te enseñan a llorar lo mordido
sin abandonarte del todo, nunca han estado contigo. Que es de inútiles confundir maldad con torpeza.
Que yo me rió a otro volumen cuando somos tu y yo.
que tú y yo somos un ejército y nosotros
un peligro inminente de fractura.

Soportemos la grieta. Que olvidar de dónde vienes es no saber a dónde ir
que a veces las cosas no salen bien
porque no l…

Lo cierto es que te quise.

Nada que perder.
Te espere tres largos meses sin darme cuenta, tres meses que hasta entonces no había ocurrido nada y fue ahí, en ese momento en que lo descubrí, me descubrí; triste y apagada, esperándote en el último rincón de la esperanza con apenas un rayo de luz tocando mi oscuridad. Y no fue hasta entonces, en ese instante que sin ganas tuve que aceptar que te perdí, que debía buscar fuerzas, que lo único que realmente vendría con el tiempo y a quien tenía que esperar era a la resignación y más tarde el olvido, que no podía seguir manteniendo mis manos en puños y te solté, poco a poco muy despacio y con delicadeza deje que por fin empezaras a diluirte entre mis dedos, mientras mis lágrimas decían acompañarte porque no soportaban que te fueras, que te dejara. 
Cuantas veces caí llorándote, cuantas veces quise llamarte e ir a tu casa y buscarte pero ¿a qué iba? ¿Qué iba a decirte? llegaría con todo mi amor pero sin palabras, sin motivos. Cuantas veces, cuantas noches te añore en …

La noche a nuestro favor

Una, dos… tres noches,
ni siquiera recuerdo ya
cuantas veces me perdí en la oscuridad.

El cielo,
la noche,
tú coche,
tú y yo.

La aventura,
mi curiosidad,
las ganas…
Tú voz, tus palabras.

Su abandono…
Su olvido…

La locura,
mi locura.

Mis locas ganas de volar
de desprenderme de la moral
y someterme a los caprichos
de los deseos más profundos.

Tus manos.
tu delicadeza,
y mi pasión arrebatadora.

Mi cuerpo sumergido
en el placer de tu lengua,
mis senos erguidos
al capricho de tus dedos,
los vidrios empañados de mis gemidos.
Mis dientes mordiendo
tu cuello,
tú boca,
tú espalda.

Tus manos en mi cuello...
tus manos apretando
mi piel,
mis nalgas,
mi espalda,
mis senos.

Tú saliva escurriendo
sobre mi cuerpo
mi lengua saboreando
el dulce salado de tu altivez,
mis oídos embriagados
con el sonido de tu respiración

Tú lengua con mi lengua mojándose.
Y la noche…
La noche jugando a nuestro favor.